Con 28 años invadiendo nuestras pantallas de televisión, Los Simpson es una de las series animadas más longevas de la historia.

Claro, como cualquier cosa que haya durado tanto, esta serie ha perdido parte de su encanto desde hace tiempo. Tanto así que el gag del sillón se ha convertido en lo mejor de cada episodio.

Iniciando como la cortinilla que da paso al episodio, este intro se ha convertido en todo un fenómeno, siendo cada vez más y más largo. Pasando de escasos segundos, hasta convertirse en verdaderas e intrincadas historias que por lo regular superan al episodio en cuestión.

Desde parodias de otras series hasta el trabajo de artistas independientes, el inicio de cada episodio se ha convertido en su propia narrativa.

Y bueno, a pesar de que la familia amarilla de Springfield ya no es lo que era, al menos podemos darnos todo un agasajo con esos preciados segundos.