Sí. Sí pasó. En mayo de este año, Stan Lee, uno de los más grandes íconos de la cultura pop, se tomó la libertad de proponerle a J. K. Rowling un crossover que seguramente nadie hubiera esperado, ya que deseaba unir al Universo Marvel con el de magia y hechicería.

¿Cómo lograrlo? Tan simple y tan sencillo como que la creadora de Harry Potter, otra de las franquicias más grandes del mundo, abriera las puertas de Hogwarts al Dr, Strange y al equipo de los X-Men para que impartieran algunas de las clases en el instituto. “Creo que también podrían sostener el fuerte contra Voldemort”, aseguró Lee.

Tristemente J.K. Rowling nunca respondió al llamado, sin embargo, los fans comenzaron a lanzar sus propuestas de cómo podían participar los superhéroes en Hogwarts.

“OMG ver a Logan como el nuevo profesor de Defensa contra las Artes Oscuras”.

“Storm sería buena para algunas clases. Tal vez incluso como entrenadora de Quidditch”.

Jajaja sin duda, Stan Lee era un genio carismático.

“Kevin Feige: Infinity War es el crossover más ambicioso de la historia.

Stan Lee: Sostén mi cerveza”.

“Doctor Strange ahora Profesor Strange, Director de la Escuela Hogwarts de Brujería y Hechicería. Bruja Escarlata, Profesora Maximoff. Visión, Adivinación. Thor, entrenador de Quidditch. Loki, jefe de la Casa Slytherin y profesor de Transfiguración. Deadpool, el prefecto de Hufflepuff y Ahoura”