Mal día para dar esta información (ya saben, con conflictos bélicos y pandemia todavía por ahí), pero es que de verdad es interesante: la idea que nos han clavado películas y series, de ver la vida resumida al momento de morir, parece que es cierta.

Según un estudio publicado en Frontiers in Aging Neuroscience, un equipo de neurocientíficos provenientes de diversos  países dio a conocer que, al momento de morir, el cerebro registra actividad parecida a la del sueño, especialmente cuando se producen recuerdos o se entra a un estado de meditación.

Lo anterior es material para sugerir que el cerebro puede permanecer activo y coordinado durante e incluso después de la transición a la muerte (ya sin irrigación de sangre al cerebro) y, así, estar programado para orquestar toda el flashback  de la vida.

Como varios descubrimientos fascinantes, este fue hecho de pura casualidad. De acuerdo con la BBC, el equipo de científicos sólo iba a medir las ondas cerebrales de un hombre de 87 años que sufría epilepsia. Sin embargo, durante la grabación de la actividad cerebral del sujeto, éste murió. Así fue como se registró la grabación neurológica de lo que ocurre antes, durante la transición a la muerte y después de ésta.

¿Los humanos pueden ser más honrados si somos estimulados con electricidad?
Imagen: Shutterstock

El electroencefalograma reveló que en los 30 segundos antes y después de la muerte, la actividad del cerebro es parecida a lo que se presenta en sueños o recuerdos. Con este dato es que se sugiere que hay gran recuerdo final de la vida.

¿Ese gran recuerdo podría ser como el que nos pintan en las películas? Dr. Ajmal Zemmar, coautor del estudio, dijo en entrevista con la BBC que no es posible saberlo con certeza. Sin embargo, hay elementos para sugerirlo.

Si tuviera que saltar al ámbito filosófico, especularía que si el cerebro hiciera un flashback, probablemente le gustaría recordarte las cosas buenas, en lugar de las malas”, señaló Zemmar. “Pero lo que es memorable sería diferente para cada persona”.

cerebro ojos vida muerte

Aunque Zemmar tenía sus reservas, ligó este estudio con uno hecho en 2013 con ratas. Los hallazgos fueron similares: altos niveles de ondas cerebrales en el momento de la muerte y hasta 30 segundos después de que los corazones de las ratas dejaran de latir.

Con la difusión de este caso, se espera que otros científicos se avienten a estudiar qué pasa al momento de la muerte, algo a lo que todos vamos y sobre lo que todavía existen muchas preguntas.

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook