Hoy es un día especial para todos los cheleros del mundo porque celebramos el Día Internacional de la Cerveza, esa bello néctar infaltable en los reventones, conciertos y eventos deportivos que, sin ella quizá nada de eso se viviría igual. Desde hace años, el primer viernes de agosto está completamente reservado para unirnos y rendirle tributo a la bebida universal. 

Ya sea que te la tomes en michelada, con jugo de tomate, la terrible gomichela, o directamente del envase, cualquiera es válida para festejar pero, ¿sabían que tiene otros usos más allá de bebértela como si no hubiera un mañana? Aquí en Sopitas.com estamos comprometidos con la información, así que les traemos algunos usos de la cerveza que seguramente no conocías. 

Ayuda a conciliar el sueño

¿No les pasa que después de echarse una chela les empieza a dar sueñito? Bueno, esto se debe a que la cerveza está hecha con lúpulo, una flor que en realidad es un sedante natural, y su aroma ayuda a que puedas conciliar completamente el sueño, para que caigas rápido. Algunas personas dicen que si de plano no puedes pegar el ojo en toda la noche, debes lavar tu almohada favorita con tantita cerveza y así dormirás como si fueras un bebé.

Es maravillosa para la piel

Aunque usted no lo crea, la cerveza tiene antioxidantes que pueden prevenir el envejecimiento de la piel. Por si esto fuera poco, también tiene un efecto reafirmante y reparador que, te ayudará a disminuir las pequeñas arruguitas que a veces salen en la cara. No somos científicos pero, dicen que si preparas una mascarilla y le agregas un chorrito de chela, lograrás tener mejores resultados en la piel.

Te dejará el cabello DIVINO

Ya que andamos en la sección de belleza, déjenos contarles que la cerveza es rica en vitamina B y silicio, dos sustancias que favorecen la salud del cabello y estimulan aún más el crecimiento sano de este. Por si esto no fuera suficiente, gracias a ella,tu melena tendrá un brillo que ni siquiera el mismísimo Luis Miguel podrá igualar.

Adiós a los pies cansados

Después de un día largo es normal sentir los pies pesados, y lo único que queremos es llegar a nuestras casas para quitarnos los zapatos y descansar un rato, pero, ¿sabías que con la cerveza alivia este cansancio? Gracias al efecto efervescente que tiene la chela, podrás relajarte y dejar tus pies como si fueran nuevos.

Remueve todas las células muertas

Ya hemos hablado que la cerveza te deja la piel como si fuera nueva, pero también tiene otras bondades. Además de tonificarla, es excelente para remover todas las células muertas que puedas tener en el cuerpo y que le dan un tono diferente a tu piel. Así que si quieres renovar tu piel, aplica tantita cerveza en tus tratamientos diarios para acelerar el efecto.

Deja blandita la carne

Toda carnita asada que se respete o se jacte de serlo debe tener cerveza, sí o sí. Pero más allá de entrarle como si fuera la última bebida del desierto, la chela también sirve para hacer que la carne quede más suavecita, gracias a que no altera el sabor de tu corte, podrás disfrutar de una textura ultra blanda y deliciosa. Ya hasta nos dio hambre.

Es una excelente trampa para los bichos

Puede que este sea uno de los usos más raros de todos pero es efectivo. Si quieres alejar a las moscas de tu comida, lo único que debes hacer es echar en un vaso cerveza, tápalo con papel de cocina y después hazle pequeños agujeros, con esto conseguirás que las terribles moscas se acerquen pero ahí se van a quedar. Este tip también funciona con cucarachas y caracoles.

Le puede devolver el brillo a cualquier cosa

Además de dejarte el cabello espectacular, la cerveza puede hacer brillar muchos objetos, entre ellos el metal y la madera, gracias a la poca acidez que tiene nuestras bebida favorita resulta perfecta para sacarle brillo a mesas, ollas de acero, muebles y hasta joyas. No solamente nos hace brillar en la pista de baile, sino también a cualquier cosa, jejeje.

Afloja los tornillos

Por último y no por eso menos importante, la cerveza nos puede ayudar con los molestos tornillos que a veces pueden ser imposibles de sacar. Los ácidos que la bebida favorita de todos tiene puede llegar a disolver el óxido, lo que te permitirá sacarlos más fácil, sin tener que estar peleándote con ellos. Lo único que debes hacer es dejarlos remojar un rato y listo. 

Básicamente, la cerveza lo puede todo. ¡A celebrar se ha dicho!