Y eso que se ven livianitos…

Una pareja de coreanos iban caminando muy campantemente por la calle, cuando seguramente uno de los dos profirió el clásico “trágame tierra”… y se le cumplió.

La acera de repente se abrió con las dimensiones exactas para que los surcoreanos se fueran hasta las entrañas de Yongsan. Como era de esperarse, la pareja resultó con lesiones y tuvieron que ser hospitalizados.

*Vía RT