Todos hemos estado en una situación parecida: vamos caminando por la calle y nos topamos con un perro desconocido que parece bastante simpático, pero que, al acercarnos, no siente confianza y se va, se pone a ladrar o simplemente guarda distancia. Esto es completamente normal, porque no todos los suaves lomitos interpretan las aproximaciones de la misma forma. Algunas veces se necesita recurrir a métodos especiales para poder romper el hielo.

¿Existe la forma correcta de acercarse a un perrito?

La respuesta es sí. De acuerdo con una breve investigación que hizo Mental Floss, hay un par de cosas que debemos tomar en cuenta cuando queramos presentarnos con un nuevo amigo perruno. Estos consejos no vienen de cualquiera, ya que fue el doctor y educador de perros Uri Burstyn quien ayudó al sitio a resolver esta incógnita.

Cómo acercarse y acariciar a un perro

Fotografías de Getty Images

Dejando a un lado las introducciones, es hora de ir al grano: la mejor forma de aproximarse a un perro es, primeramente, tratar de agacharse y quedar a su mismo nivel para no intimidarlo (esto sobre todo si poseen gran altura, tratan con razas pequeñas o en ambos casos). Lo ideal es permanecer en cuclillas y tratar de mantener el equilibrio, porque algunos animalitos agarran confianza desde esta postura y tienen a echar todo su peso hacia las personas.

Después de este paso, procedemos a presentarnos con la criatura. Obviamente, no vamos a acariciar la cabeza del perrito desde el principio, ya que eso se toma como un gesto de dominación y, en circunstancias desafortunadas, incluso podría interpretarse como agresión. Hay que ir lentamente, así que lo mejor es extender nuestra mano sin mostrar miedo y esperar a que el animalito decida olerla e identificarnos.

Otro tip dentro de este paso es tratar de mantener los dedos recogidos hacia abajo, de modo que podamos evitar una posible mordida en caso de que el canino se sienta amenazado. ¿Por qué debemos hacer esto? Bueno, todo se reduce al lenguaje corporal que usan los perros y a su sentido del olfato. Ellos no suelen mirar el rostro de los desconocidos cuando están cerca, así que deben confiar en su sentido más agudo para identificar a las personas.

Cuando ya establecimos contacto, el siguiente paso es acariciar suavemente al perrito en la parte inferior de su mandíbula (lo que para nosotros es el mentón). Si a estas alturas, el animal todavía se muestra algo estresado o incómodo, entonces lo mejor es alejarse un poco para no provocar que se ponga de mal humor.

Ahora, si la criatura respondió afectuosamente, entonces ya es seguro acariciar los costados de su cuerpo o su cuello. En este punto de la aproximación es posible que ya se hayan ganado a un amigo perruno, pero aún así les recomendamos que no toquen áreas sensibles del animal, como sus patitas o su barriga. Ese tipo de mimos requiere un nivel de confianza todavía más alto.

En fin, ahora que conocen el método correcto para acercarse y presentarse con un perrito desconocido, pueden salir al mundo y hacer tantos amigos de cuatro patas como quieran. Incluso pueden usar estas técnicas si son ustedes quienes se sienten algo nerviosos o nunca han tocado a un perro. Usen este conocimiento a su favor y compartan los tips con quienes lo necesiten.