¿De regreso a la realidad? 6 cosas para relajarte que no cuestan un solo peso

La vida moderna nos obliga como robots.

La vida moderna nos obliga como robots. Despierta, come, sube al metro, trabaja, come, sigue trabajando, dormir y repetir todo.

Pareciera que no hay espacio para nada más, ni siquiera para hacer eso que realmente disfrutábamos ¿por qué hemos dejado de disfrutar?

Acabemos con esto y hagámosle caso a esa parte de nosotros que pide a gritos que sigamos disfrutando de todo eso que nos hace felices. Hagámosle caso a nuestro Rey Interior:

Apagar la luz y escuchar música

¿Recuerdan cuando eran adolescentes? Seguro gustaban de apagar la luz, cerrar los ojos y poner su disco favorito, ese que “les habla”. Seguro mientras hacían eso, todo en el mundo era mejor. Nada que hoy no puedas hacer de nuevo. Saca esa colección de Korn o de Oasis o de tu disco favorito y date unos 50 minutos para escucharlo de principio a fin, sin distracciones. Minutos dedicados exclusivamente a ti.

Apagar tu celular

Notificación de tu jefe para entregar el reporte, notificación de que tu crush se acaba de comprometer con tu mejor amigo, notificación de que tu equipo va perdiendo por 5 goles… el celular no es precisamente tu mejor amigo.

Tenemos una recomendación: apágalo. No sabes lo relajante que será tener una hora para ti, nada va a pasar; los memes seguirán ahí cuando regreses.

Salir a caminar al parque por la tarde

Así que vas saliendo de la oficina o de la escuela y el estrés de la vida mantiene a tu Rey Interior atrapado… nada de qué preocuparse, una caminata por el parque va a darle la consentida que se merece.

Toma el camino más largo de regreso a casa, ese que te lleva por el parque. Hay perritos, gente corriendo, árboles. Todo será mejor y será bastante más tranquilo ¿Lo mejor? Puedes hacerlo sin gastar un centavo… ¡Perritos! ¡Y los puedes acariciar!

Leer algo que tengas esperando

¿Cuántos libros has comprado bajo el pensamiento de “ahora sí me voy a poner a leer estas grandes historias”? Cuando menos 30… ¡Es hora de entrarle! Nada para consentirte un poco a ti y a tu Rey Interior como pasar un rato desconectado del mundo exterior y sumergirte en uno de esos libros que sólo han estado acumulando polvo en algún librero.

Echarle un whats a tu mejor amigo

Ese amigo con el que te saltabas clases en la prepa, al que le tiraste esquina para que se ligara a su crush, ese al que no le has hablado en meses porque la vida de adulto te lo ha impedido… Échale un mensaje, mándale unos momos, queden para ir a cenar pronto (y sí háganlo). Te hará sentir mejor, ya verás.

Endulza tu tarde

Acompaña cualquiera de esos momentos gratis con un chocolatito ¿qué tal suena un Carlos V? Te lo mereces: piensa en todo el trabajo que haces, en lo mucho que estudias, en las ganas que le echas al gym o la dieta, en lo bien que intentas hacer las cosas todos los días. Mereces consentirte tantito, así que apaga las luces y relájate, que mañana ya será otro día…