Imagínate que haces planes para ir a nadar a un lago. De pronto te sumerges y alcanzas a ver en el fondo del lago un minotauro, inmóvil. Esto fue lo que le pasó a un hombre llamado Cristian, quien estaba practicando canotaje en el lago Mari Menuco, en Argentina.

Así como lo leyeron: este joven encontró una estatua en forma de minotauro, de metro y medio de alto, con un peso aproximado de 250 kilogramos. Estatua que nadie había visto antes. 

Foto: @EmisorPodcast

El minotauro al fondo del lago

De acuerdo con lo que Cristian le contó a los medios locales que cubrieron este misterioso hallazgo, él llegó junto con algunos amigos al lago para practicar canotaje.

Es importante mencionar que generalmente hasta este lago llegan personas en busca de un espacio de descanso y esparcimiento en la naturaleza. Es decir, no es una zona concurrida pero tampoco es un lugar que nadie haya visitado antes.

Justo cuando Cristian pasaba con su canoa sobre la estatua notó algo en el fondo, lo que parecía una persona. Rápidamente hecho otro vistazo y se dio cuenta que esa persona tenía cuernos.

Primero me agarró miedo. Hay muchos mitos sobre el agua y todos nos reímos, pero creo que algo cierto de hay sobre eso”, dijo.

Y aunque mucho se habló de que son guardianes del lago y teorías misteriosas de cómo llegaron hasta ahí, la realidad es que es una obra de un artista de la ciudad de Neuquén.

Un medio local de la ciudad, LM Neuquén, logró encontrar a los artistas responsables de esta increíble escultura, quienes prefirieron mantener el anonimato. Resulta que todo el proceso para sumergir las esculturas se logró el 19 de febrero de este año y desde entonces nadie habló de ello para mantener el misterio.

Cuando los artistas comenzaron a pensar en el proyecto, relatan, querían que la obra fuera algún ser sobrenatural que protegiera el fondo del agua, además que, tal vez, se convirtiera en una motivación para quienes bucearan en la zona. Así llegaron a un minotauro. 

Además, pensaron, podrían ser una exposición del cambio climático: ahora están a 4 metros bajo el agua pero con la sequía es probable que un día la escultura ya no esté bajo el agua. 

Y no fue la única escultura, también sumergieron una máscara. Cuando ya las tenían listas ahora el problema era recorrer 66 kilómetros con más de 600 kilos entre las dos esculturas. Total que con ayuda de una cadena muy larga y una balsa lo lograron. 

Foto: LM Neuquén

Yo soy Gabriela Espinosa, pero díganme Gaby, si no siento que me regañan. Trabajo como reportera y redactora en Sopitas.com desde 2018 y desde entonces me enfoqué, en su mayoría, en hard news. En diciembre...

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook