El Rancho Dos Aguas, ubicado en Valle de Bravo, en el Estado de México y que se dedica a la producción de huevo, se encuentra de fiesta, ya que se ha convertido en la primera granja mexicana en obtener el sello Certified Humane de bienestar animal, un sello que garantiza a los consumidores que los productos que consumen -en este caso, los huevos de las gallinas- fueron producidos bajo rígidos estándares internacionales de bienestar para las gallinas ponedoras, a quienes cuidan y procuran. ¡Órale!

El Rancho Dos Aguas, llamado así por los dos ríos que rodean a la granja, maneja a los animales de manera manual con el objetivo de que la recolección de huevos y la convivencia con las gallinas sea menos invasiva y más respetuosa, eso sin mencionar que las gallinas de este lugar viven casi como reinas, ya que se les brindan las condiciones adecuadas para que se sientan cómodas, algo que se refleja en la calidad de los huevos que ponen.

Veronica Carmona, administradora del Rancho Dos Aguas, contó al portal SinEmbargo que desde los inicios del lugar -el cual nació para el consumo de sus dueños- siempre se enfocaron en el bienestar y respeto de las gallinas, por lo que cuando buscaron la certificación de bienestar animal no fue muy difícil conseguirlo. “En nuestra etiqueta nos atrevemos a decir que nuestras gallinas están felices y es por eso, al conocer todo su proceso, desde el día uno hasta el día que mueren y poderles ofrecer esas condiciones para que ellas vivan lo mejor posible“, mencionó.

Además, Veronica afirma que las gallinas no se asustan cuando están en contacto con otras personas gracias al trato que reciben, y no se ven ni se comportan como las aves que pasan toda su vida dentro de una jaula: “aunque no sepas o seas experto te da a notar su bienestar a diferencia de ver un video de unas aves que están lamentablemente toda su vida en unas jaulas en las que tienen aliento contado, no tienen sol, no pueden bañarse en tierra como a ellas les gusta, entonces sí hay una gran diferencia”

Carmona detalló a la misma fuente que ellos se encargan de distribuir los huevos a domicilio, y que le piden a sus clientes que les den su opinión para seguir mejorando la crianza de sus gallinas o las condiciones en las que éstas viven. Además, los motiva el hecho de que otras personas que se encargan a la producción de huevo se sumen a tratos dignos a los animales, pues al final siempre es un ganar-ganar.

Foto destacada: certifiedhumanelatino.org