Cuando sientas que el mundo está en tu contra y tienes la peor suerte, recuerda la historia de Willie Nash y te darás cuenta que, en realidad, el universo te quiere mucho y el hecho de que te dejen en visto por 87638478476 vez, es un regalo de la vida. Aquí te contamos esta extraña y triste historia.

En 2018, Willie Nash (de 39 años), un esposo y padre de tres niños, fue registrado en la cárcel del condado de Newton ubicada en el estado de Mississippi. Mientras se escribía con su esposa (seguramente para decirle que no llegaría a casa porque estaba arrestado), pidió al guardia de la cárcel que le hiciera el favor de cargar su celular. El guardia tomó el dispositivo, lo confiscó, lo entregó al ayudante del sheriff y Willie Nash fue sentenciado a 12 años de prisión…

Willie Nash / Foto Vía NBC News

Pero la cosa es más seria de lo que parece. De acuerdo con la ley de Mississippi, está prohibido que un recluso en una penitenciaria tenga un dispositivo móvil, y esto se considera un delito grave al que se le puede aplicar de 3 a 15 años de prisión. Según NBC News y el acceso que tuvo a documentos de la corte, un juez encontró culpable a Willie Nash por este delito y lo sentenció a 12 años. Durante el juicio, le dijo que se debería de considerar un hombre con suerte pues tomando en cuenta su pasado criminal (condenas por robo), pudo haber recibido el máximo de 15 años. Ahora, la salida de prisión de Willie Nash está programada para febrero de 2029.

La situación de Nash llamó la atención de la jueza Leslie D. King, quien dijo que esta sentencia es una “falla al sistema de justicia criminal en muchos niveles“. Además, puso en duda el hecho de que cada que se registra a un recluso en una cárcel, se le hace una inspección sin ropa, y aún así Nash entró en la cárcel con un enorme smartphone que hubiera sido imposible esconder durante un cacheo al desnudo. También dijo: “Me parece un problema grave permitir que alguien ingrese a la cárcel con un celular, y después procesar a esa persona por tal acción“.

El caso tomó la atención de usuarios de redes sociales al considerar que el castigo es excesivo para la situación. Sin embargo, se ha de considerar que no se trató de una sentencia fabricada, sino que está completamente apegada a la ley del estado de Mississippi. Algunos usuarios han pedido que Tate Reeve, gobernador del estado, se involucre en el caso y haga algo para ayudar a Nash.

En Twitter, algunos usuarios reaccionaron al asegurar que sí, la sentencia es legal y todo, pero la aplicación de la misma está desproporcionada más allá de toda razón“. Muchos aseguran que tener un celular dentro de la cárcel no amerita una sentencia de 12 años de prisión, y más si otros delitos han recibido menos años y se pueden considerar que son más graves.