Muchos de nosotros hemos tenido momentos en donde un coraje saca lo más oscuro que tenemos dentro. Ya saben, como cuando estamos realizando algún trabajo y la vieja computadora de la oficina se traba y se pierde todo lo que habíamos hecho, o cuando se nos cae un billete y se va por la coladera. Simplemente perdemos un poco el control.

rr1

Aunque normalmente no pasa de un grito o unas cuantas maldiciones, hay personas que tienen el umbral de la furia bastante amplio y llevan las cosas a niveles masivos de locura. Tal y como lo hizo la persona que estamos a punto de mencionar.

Hace unos días, John Parsley, residente de Gonzalez, Texas, había decidido hospedarse en el Alva Confort and Suites, un hotel de Oklahoma. Pero las cosas se tornaron intensas en el momento en que la tarjeta de crédito del hombre de 62 años, era declinada en cada momento en que pasaba por la terminal. El empleado lo intentó una, dos y tres veces, pero no hubo éxito.

El señor Parsley, en un arranque de furia cegadora, tomó sus llaves, subió a su auto y sin ninguna duda en su interior (así como rastros de actividad cerebral), encendió su Sierra GMC 2006 y la estrelló contra el lobby del hotel. Aquí ponemos todo lo que fue grabado.

https://youtu.be/UDiW6ods5LM

 

Por fortuna, el acto de locura desenfrenada de este hombre no dejó ningún herido en su camino. Suponiendo que John estaba dispuesto a pagar servicio a la habitación, damos por hecho que tiene cubrir los 100,000 de los daños que ocasionó a las instalaciones no será un problema, además de enfrentar cargos por asalto con un arma peligrosa y daños a propiedad con valor de más de 1,000 dólares.

Vía skynews