Muchos hombres en la vida nos hemos hecho preguntas muy importantes, quizá a la que más peso le hemos dado de todas ellas es cómo sería si pudiéramos ser mujer por un día. Gracias a  Snapchat (si, esa app del fantasmita que todos utilizábamos hace años 👻), ahora es posible, pues ha puesto un filtro de cambio de género que rápidamente se ha convertido en la nueva tendencia dentro del internet de las cosas, como diría la tía Purificación Carpinteyro.

Snapchat lanzó hace una semana el filtro, y desde el inicio se volvió muy popular gracias a los divertidos resultados que obtienes. Es muy fácil utilizarlo, solo tienes que entrar a la aplicación y buscar entre todos los filtros disponibles un emoji de barba para ver tu versión masculina y otro con los labios pintados para convertirte en mujer por unos segundos. Después todo lo que tienes que hacer es tomarte una foto y listo.

Pero, ¿qué está pasando con este filtro?

Gracias a este filtro, se han conocido historias muy locas. La primera es la del británico Jake Askew, quien decidió abrir una cuenta de Tínder con la que pudiera conocer personas gracias a su versión femenina. Aunque pensó que sería muy obvio poner esa foto y que nadie le haría caso, la realidad fue otra; Jake recibió muchas propuestas indecorosas.

Usando la foto con filtro y un perfil de nombre Jessel perfil Tinder de Jake Askew tiene, hasta ahorita, 1650 likes y entre 300 y 400 matchs junto a mensajes privados del estilo “¿Eres una obra de arte? Porque quiero clavarte contra la pared?, puro piropo fino que seguramente pondría celoso al mismísimo Neruda.

Cuando a tu novia no le hace gracia tu bromita. 

Aunque es una buena manera de bromear, no todo salió tan bien para todos. Esto le pasó a Ryan Hill, otro usuario británico que se tomó una selfie utilizando el nuevo filtro de Snapchat. Con el resultado correspondiente, que lo había convertido en mujer, y aprovechando que en la foto usaba una de sus playeras favoritas, se la mandó a su novia con el mensaje “tengo puesta la camiseta de tu novio”.

Obviamente, nuestro buen amigo Ryan no la pasó nada bien, ya que su novia no lo tomó a broma y con justa razón le reclamó por lo que le había mandado, vamos, hasta lo hizo dormir en la regadera por chistosito.

Más allá de lo gracioso que es, este tipo de casos está haciendo que los hombres abran los ojos sobre cómo es el mundo de las citas por internet para las mujeres; creando un poco de empatía con cada una de ellas.