Que lance la primera piedra quien no haya espiado el celular de su pareja, ya sea por los constantes whatsapps de ese amigo frecuente, que no nos cae para nada bien, o simplemente para ‘checar’ que todo esté en orden. Pues ahora en España eso es considerado un delito y se castiga con cárcel.

El caso más reciente sucedió a finales del año pasado cuando Antonio J.S. robó del teléfono de su entonces esposa y aprovechó para descargar fotos y conversaciones personales de su pareja con otro hombre. Antonio utilizó estos datos como prueba de una relación extramarital en el proceso de divorcio en el que se encontraban.

Sin embargo todo le salió al revés y el pasado 28 de junio fue condenado a dos años y medio de cárcel por el “delito de descubrimiento y revelación de secretos con el agravante de parentesco”, en pocas palabras por espiar y robar datos del celular de su pareja.

j husband 2

Según las autoridades españolas no se castiga a nadie por un simple fisgoneo, las sanciones comienzan cuando se realiza el espionaje y el robo de datos para chantajear o afectar a la otra persona. También han informado cada vez reciben más denuncias de personas que son espiadas por sus parejas con ayuda de programas o de hackers.

Jealousy

No dudamos que otros países implanten una ley parecida pronto, pues el amor en tiempos de whatsapp es difícil, mejor hay que confiar en nuestra pareja, antes de que nos denuncie por espionaje.

**Vía El País