Típico que sales en la mañana, listo para ir al trabajar o la escuela, vas a subirte a tu carro y ¡PUM! te das cuenta que alguien lo tuneó dejándolo listo para una carrera clandestina de autos, el único inconveniente es que el material que utilizó el responsable de todo esto para las partes, es cartón y masking tape

.

Esto es lo que sucede en las calles de Ámsterdam, donde el artista nacido en África pero que reside en Holanda, Max Siedentopf, sale por la madrugada a pimpear los carros de sus vecinos, poniéndoles defensas y spoilers utilizando únicamente cartón y cinta, aunque eso sí, a todos los personaliza de manera diferente. Todo esto, como parte de un proyecto llamado Slapdash Supercars.

 

“Todo nació de la tendencia de personalizar todo, ser único. Vivimos en una época donde la individualidad, la auto-expresión y el estatus se encuentran en su punto máximo. Sin embargo, por alguna razón la individualización del auto de cada uno ha disminuido drásticamente en los últimos años, por eso traté de pensar en una manera de hacer que los coches más comunes, por unos pocos euros, se convirtieran en su propio súper auto.”

 

¿Qué tal? Digamos que tampoco es la mejor tuneada que uno esperaría, pero al menos no los dejan en puros tabiques como en varias calles de la ciudad de México. Chequen a continuación los modelos que viene manejando el buen Max.

 

SLAPDASHSUPERCAR_8_667 SLAPDASHSUPERCAR_9_667 SLAPDASHSUPERCAR_7_667 SLAPDASHSUPERCAR_5_667 SLAPDASHSUPERCAR_6_667 SLAPDASHSUPERCAR_2_667 SLAPDASHSUPERCAR_3_667