Ahora sí lo hemos visto todo… Tomarnos fotos en lugares específicos o con ropa que nos haga sentir cómodos es muy normal para muchos y muchas de nosotros, pues eso forma parte de la ‘rutina’ que tenemos de promocionar cosas (ya si eres influencer o modelo) o simplemente recibir un par de likes en redes sociales.

Si bien esto podría traernos algunos problemas (envidias, celos tóxicos o cualquier cosa que no es de gran relevancia), nunca habíamos escuchado el caso de alguien que pudiera meterse en problemas con las autoridades por subir fotos suyas. Así como le ocurrió recientemente a Angelina Kuznetsova.

No es broma: Mujer podría ir a la cárcel por tomarse foto en lencería y mostrar parte de una iglesia
Foto: Especial

Una modelo en Rusia hizo una sesión fotográfica en un hotel de dicho país

Se trata de una modelo rusa de 21 años que está en riesgo de ir a la cárcel por un par de fotografías que se tomó en ropa interior para su cuenta de OnlyFans, y sin imaginar que un detalle en el fondo de la imagen haría enojar mucho a las autoridades de dicho país que ya iniciaron una investigación en su contra.

Angelina Kuznetsova y una amiga se tomaron fotografías en un cuarto del hotel RentHouse, en donde utilizaron una de las ventanas del lugar para utilizar el exterior (estaba nevado) como decoración para las imágenes donde ambas aparecen de espaldas y utilizando lencería roja.

No es broma: Mujer podría ir a la cárcel por tomarse foto en lencería y mostrar parte de una iglesia
Foto: Especial

No se dieron cuenta que al fondo se veía una iglesia y las autoridades se enojaron

Además de subirlas a su cuenta de Instagram, la modelo dejó que el hotel posteara la foto en sus redes sociales como promoción para el hotel. Ninguno de los involucrados se imaginó que esto provocaría una ola de indignación en Rusia gracias a que al fondo de la imagen se aprecia la Iglesia Ortodoxa Bolshoi Zlatoust.

“Tuvimos que disculparnos por la absoluta idiotez de esta imagen. Ella no es consciente de la gravedad de la situación”, comentó a medios locales Dmitry Shabalkin, el dueño del hotel RentHouse, que ya está siendo investigado por las autoridades al igual que Maria Katanova, la fotógrafa de la sesión.

Foto: Getty Images

La modelo podría enfrentar hasta 3 años de prisión por sus fotos en lencería

La policía rusa prohibió a los involucrados que no dejen Moscú hasta que no se dicte una sentencia, la cual podría ser de tres años de prisión por ofender a los creyentes. “Esto es exhibicionismo, la necesidad de exponerse provocativamente”, acusó lnur Gaziyeva, portavoz del Gobierno Espiritual Central para Musulmanes de Rusia.

Por su parte, María Katanova pidió a los musulmanes que no tomen acciones en su contra, pues dijo que sólo estaba preparando ejemplos en redes sociales “para advertir a las personas sobre las poses provocativas” y el impacto que tienen en las leyes rusas. ¿Cómo ven?

Foto: Especial

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook