Cuando alguien está a punto de comprar una casa, siempre piensa en qué muebles quiere comprar, dónde pondrá la tele y por qué no, cómo lo quiere decorar. Pero, ¿se imaginan llegar bien contentos ya con todas sus cosas y de repente ver que quizá el lugar al que te irás a vivir estuvo envuelto en un crimen? Qué miedo, ¿no? Bueno, pues a una mujer se le ocurrió hacerle una broma un poquito manchada a sus nuevos inquilinos. 

Resulta que a través de Twitter se hizo conocida la historia de la usuaria Magnificently Stuffed, que en realidad se llama Tina. Ella es una mujer de 38 años que vive en Ohio, Estados Unidos y como todos, empezó viviendo en un lugar modesto, pero gracias al esfuerzo y trabajo duro logró conseguir un lugar más amplio y cómodo para vivir.

Justo antes de mudarse y como gesto de generosidad, decidió que iba a remodelar algunas cosas de su casa, entre ellas la alfombra (que acá entre nos, casi siempre las dejan hechas un asco). Aunque todo esto suena muy bonito, la mujer no podía irse sin echarse un pequeño chascarrillo para los próximos inquilinos, así que pensó cuál era la mejor manera de darles una bienvenida que seguramente jamás olvidarán. 

Aprovechando que aún faltaba para que les pusieran la alfombra nueva, Tina decidió que lo más chusco que podía hacer era pintar una escena del crimen y así fue. Con la ayuda de pintura, dibujó la silueta de una persona en el piso, y por si esto ya no fuera tan escabroso, la mujer le agregó algunas manchas de pintura roja acrílica para que pensaran que era sangre de verdad. Ya no hay temor a Dios.

Después de checar lo que había hecho, subió su obra maestra a Twitter, donde algunos la tacharon de manchada y algunos más les causo gracia lo que hizo. Mientras tanto, Tina se divirtió haciendo esta pequeña bromita y esperamos que a la hora de remodelar la alfombra los nuevos inquilinos lleven un bolillo pa’l susto.