El ninja o “shinobi”, ha sido un personaje icónico en la cultura popular por décadas. Gracias al gran impacto que han tenido estos mercenarios a lo largo de la historia, su presencia se ha podido notar en distintas formas, como series de televisión, películas, cómics, videojuegos, libros, mangas y animes.

Pero solo en sentido figurado, ¡porque eran muy sigilosos!

Hoy queremos tomar un poco de nuestro tiempo (y del suyo), para poder comparar a los ninjas de la vida real con su forma ficticia más popular: la versión del anime. Lo cierto es que los poderosos guerreros que tanto admiramos en los dibujos animados provenientes de Japón, son más que geniales, pero al mismo tiempo muy diferentes a los que realmente existieron en la antigüedad, y por eso queremos señalar brevemente sus diferencias.

Primero que nada, una introducción

En la historia del país del sol naciente, los ninjas eran un grupo militar de mercenarios que comenzaron a aparecer entre los años 300 y 500 a.C. Entrenados especialmente en los caminos de la guerra, de una manera poco ortodoxa, poseían técnicas de combate con el propósito de asesinar a sus objetivos. También eran unos expertos en el arte del espionaje, sabotaje, reconocimiento y obtención de información tanto en el campo de batalla, como fuera de este.

Su misión era poder entrar y salir de cualquier escenario sin ser rastreados, y para eso usaban sus propios artefactos, entre los que se incluían: disfrazes con camuflaje y armamento (shurikens, bombas, dagas, espadas, cadenas, venenos, etcétera). Se podría decir que un requisito básico para que un ser humano pudiera llamarse a sí mismo un shonobi, era el de poseer el mayor conocimiento posible para así derrotar a sus enemigos en cada lugar existente.

Desde muy jóvenes eran entrenados en el uso de la espada, lanza y arco; así como también aprendían a montar caballo, nadar con facilidad y hasta bucear. A diferencia de un samurái, el shinobi debía ser un ejército en un sólo hombre.

Ninjas en el mundo del anime

Bueno, pues aquí los fans de la animación nipona ya están algo familiarizados con el concepto de ninja en este rubro. En el anime, los ninjas no sólo fungen como asesinos sigilosos, ya que también son considerados como unos hechiceros poderosos que demuestran su gran talento al utilizar distintos tipos de magia.

Además, en anime y manga, estos guerreros suelen tener códigos de conducta muy diferentes a lo que muestra el mundo real. Por ejemplo, en series como Naruto, algunos shinobi tienen la firme creencia de que deben llevar una vida pacífica y proteger a su pueblo.

ninja-naruto

Pero como dijimos antes, una característica especial de un verdadero ninja, es que toda vida o misión tiene un precio monetario, y si este es capaz de pagarse, lo cumplirán sin reproche alguno.

Otra gran diferencia, es que sus atuendos suelen ser más notorios de lo que deberían, ya que hay ninjas que usan el típico uniforme negro que cubre parte de sus rostros; aunque el color de este puede variar, como en el caso del ninja púrpura de Dragon Ball.

Dragon Ball - Ninja Púrpura

Lol!!!

Ninjas en la vida real

Antes de que las armas de fuego fueran populares en Japón, había varios clanes de ninja. Cada clan tenía un código y su propio precio, pues su trabajo no debía ser tomado a broma y había ciertas reglas.

Los shinobi reinaron por 700 años y no había ninguna clase de asesino que se les comparase. Sus atuendos no eran como los que les mostró la tele, más bien eran formas de camuflaje que pudieran ayudarlos a mezclarse con el entorno, que en ese entonces se conformaba por ríos, lagos, pastizales y bosques.

Camuflaje de ninjas reales

Algo más o menos así.

Obviamente no había hechizos que los ayudaran a destrozar a sus oponentes; en lugar de eso, tenían el ninjutsu, un arte de combate con y sin armas, que estaba especialmente diseñado para matar. También podían usar armas envenenadas de larga distancia y hasta explosivos.

Es verdad que eran muy sigilosos, pero tampoco lo eran como en las series niponas. De hecho, si era posible evadían el contacto directo con sus objetivos. Entre más limpio fuera el asesinato, para ellos mejor.

¿Algo en común entre la realidad y la ficción?

Bueno, a pesar de las diferencias, existía una cosa que los ninjas de Naruto y los de la vida real sí tenían en común: los rangos. Cada sistema shogunato tenía su propio ejército de ninjas que con el tiempo se hacía más grande, por eso tenían que designar jerarquías para asegurarse de que sólo lo mejor de lo mejor fuera parte de sus filas.

Ninja vs Samurái

Los rangos eran los siguientes:

  • Los líderes (Jonin), eran quienes se encargaban de mantener el contacto con los interesados en adquirir sus servicios y también cerraban los tratos.
  • Los sublíderes (Chunin), simplemente comandaban y entrenaban al resto de los guerreros.
  • Finalmente estaban los agentes (Genin), quienes se encargaban de todo el trabajo sucio.

Así es como llegamos al final de esta breve comparación, pero no sin antes decir que, a pesar de que existen demasiadas cosas que separan al mundo animado del real -hablando de ninjas-, la verdad es que siempre fueron admirados por ser los misteriosos y sigilosos combatientes sin miedo a morir. No importa cuál de las dos versiones prefieran, ¡porque ambas son geniales!

Si conocen algunos datos curiosos acerca de los shinobi que quieran compartir, no lo duden ni un segundo y escriban su opinión. Mientras tanto, permaneceremos en las sombras.