Gandalla nivel: Pastor en Argentina vende ‘gel antibacterial bendito’ contra el coronavirus

En estos momentos todos están hablando del coronavirus, y cómo no si alrededor del mundo hemos visto lo que puede llegar a hacerle a las personas. Desde antes de que fuera declarada por la Organización Mundial de la Salud como una pandemia, nos habían recomendado que usáramos gel antibacterial para mantener nuestras manos limpiecitas. Sin embargo nunca falta el gandalla que se quiere pasar de listo y aprovechar la situación para sacar dinero. 

Todo esto ocurrió en Argentina, con un pastor de nombre Héctor Aníbal Giménez, que andaba haciendo su agosto vendiéndole a todos sus creyentes una solución para acabar de una vez por todas con el tan comentado coronavirus. ¿Cuál era esta? Bueno, se trata de un gel antibacterial bendito por él mismo que según tiene el don de erradicar a este gran mal que está golpeando a todo el mundo.

Si, no es broma. Todo esto se volvió viral cuando en uno de sus programas –al más puro estilo de Pare de Sufrir– invitaba a todos sus feligreses a que compraran un poquito de aquel gel celestial porque según él tenía dones curativos, que incluso podía contra el temible COVID-19 y la muerte misma.

El pastor abusado empezó haciendo una tradicional oración por la salud, y aprovechando que los presentes le estaban rezando a todos los santos decidió tirarles la bomba. Justo después se aventó un discurso que ni siquiera en una TED Talk hemos visto: ““Me gustaría poder conseguir alcohol en gel para todos pero tengo solo doce de estos que yo quiero que esos doce representen a tu familia, representes a tu barrio, y a los que puedan hacer un pacto nos tienen que ayudar, porque si venís acá es porque vas a dar mil pesos”

Si no nos creen, chequen el video a continuación: 

Por supuesto que esto indignó a un montón de personas en Argentina, pues evidentemente hay escasez de este producto en todo el país. El Pastor Giménez justificó que quería el dinero para poder comprar más gel antibacterial y así poder ayudar a muchas más personas, sin embargo el colmo fue cuando en su cuenta personal de Facebook un código para que todos los feligreses pudieran hacer donaciones, ofrendas o diezmos de manera electrónica, qué moderrrrno.

Foto: Captura de pantalla

Obviamente –y por fortuna– nadie le está haciendo caso al Pastor Giménez, sobre todo porque unos días después y al conocerse esta historia, una cadena de televisión argentina recordó que desde hace mucho tiempo al predicador se le ha asociado con estafas y actos de ilegalidad. No cabe duda que como siempre, en los peores momentos nunca falta que se se quiere pasar de listo con todos.