Hay muchas maneras interesantes de ligar, hay quien prefiere utilizar las nuevas tecnologías y apps para conocer personas, algunos más que les gusta hacerlo como en los viejos tiempos, y otros más que tienen tácticas que ni el mismísimo Yordi Rosado se sabía, como este policía de tránsito, que decidió multar a una mujer en la calle por “exceso de belleza”. ¡Galán!

Esta bella historia sucedió en la localidad de Paysandú en Uruguay. Resulta que nuestro policía, al cuál le pondremos Matute, andaba dando un rondín por las calles de la ciudad, cumpliendo con su deber, cuando de repente se encontró con una dama que lo flechó de inmediato, y claro, ¿cuál es la mejor manera de llamar la atención de una mujer? Ah, si, poniéndole una infracción en su carro. 

Pero por supuesto que no podía ponerle algo como “traía un faro fundido” o “se metió en sentido contrario”. No, no y no, el buen Matute fue mucho más creativo, le puso una multa que ni siquiera viene en el reglamento de tránsito: “circula con exceso de belleza en la vía pública. Te amo”¿Qué pasó? ¿Cómo que la amas si tiene bien poquito que la viste, campeón.

La mujer multada, que hasta el momento no sabemos como se llama, regresó a su carro y se encontró con la nota de amor más creativa de la historia, que de inmediato subió a todos lados. El diario El Telégrafo encontró esta historia y no hace falta decirlo; se volvió viral. Las benditas redes sociales no se quedaron calladas, y comentaron sobre este hermoso acto; algunos felicitando al policía galán, pero también a unos cuantos no les pareció nada romántico esto, incluso se dijo que esta multa podía ser acoso sexual.

Una vez que los superiores de nuestro policía enamorado se enteraron de todo esto, iniciaron una investigación contra Matute, por haber utilizado papelería oficial sin autorización. Vamos, hasta el director de Tránsito de Paysandú, Leonardo Rivero, comentó sobre este hecho: “Esto va más allá de lo jocoso que pueda resultar. Esto se basa en la grave utilización de un documento público”.

No sean así, su único delito fue amar a esa mujer, no hizo nada malo. Al final, nuestro policía enamorado podría quedarse sin trabajo por andar buscando el amor. Así que ya lo saben, la próxima vez que vayas a ligar, recuerda que tienes una chamba que cuidar. ¿No se les hace que esta historia está buena como para una telenovela?