Están viendo que estamos en la mera era de cero privacidad… y ahí van. ¿Qué pasa cuando se está trabajando en la comunicación de lanzamiento para algún producto? Bueno, generalmente –entre muuuuchas otras cosas más– a la mayoría le hacen firmar un papelito de confidencialidad de esto, es más… hasta cuando entras a un nuevo empleo firmas un contrato, y es bastante básico: te comprometes a no hablar, publicar o discutir asuntos de la empresa con terceros. ¿Sencillo, no? Pues no para todos. Y ni se diga cuando te dedicas expresamente a trabajar en nuevos productos bajo estrictas reglas de confidencialidad por la marca, ah pero te gana el like.

Este fue el caso de Joanna Pirod, quien se encontraba aparentemente en una importante junta de agencia para el lanzamiento de un nuevo producto. Se le dijo, se le advirtió, se le avisó; se le regañó. Se le hizo fácil y decidió subir a sus redes fotos de dicho producto, presumiéndolos a sus millones cuantos seguidores. ¿Por qué lo hizo? esa es una pregunta para ella.

Ante esta desafortunada decisión, la agencia aparentemente tomó cartas en el asunto y la obligó a bajar de sus redes el contenido.

¿Y de qué era el producto?

Por supuesto que la información es escasa ante este escándalo, pero lo que sí tenemos son algunas fotos del producto, donde se alcanza a leer “IQOS”:

Philip Morris iqos ig 01

Foto: Especial.

Philip Morris iqos ig 01

Foto: Especial.

Philip Morris iqos ig 01

Foto: Especial.

Philip Morris iqos ig 01

Foto: Especial.

¿Qué va a pasar con ella? ¿qué pasará con la campaña? Pues quién sabe, pero por el momento, la señorita Joanna ya bajó los contenidos y se disculpó en redes:

Philip Morris iqos ig 05

Foto: Especial.