Apenas va empezando Lollapalooza 2019 y ya salió la primera historia del esta edición, no por algo épico que haya pasado con un artista o la gente cantando a todo pulmón, nada de eso. Sabemos que siempre se arman los famosos ‘portazos’, donde la gente se unen como hermanos con una sola finalidad, poder entrar a la fuerza y sin boleto a cualquier concierto. Pero hay ocasiones en las que nada más todo sale mal. 

Resulta que empezando el segundo día de actividades del festival, un enorme grupo de gente se organizó y decidieron saltarse las rejas que dividen el enorme Grant Park de Chicago con la zona donde está el ambiente de Lollapalooza, ya saben, porque la gente se muere por ver a Childish Gambino, Tame Impala, Death Cab for Cutie y más en vivo y a todo color.

Así que, como si se tratara de la estampida que mató a Mufasa, todo el mundo se echó a correr y empezaron a brincar las vallas de seguridad para lograr entrar al Lollapalooza sin boleto y disfrutar de todas esas grandiosas bandas. Fue tanta la gente que se juntó que lograron tirar una de las rejas del parque, haciendo que la chamba de entrar fuera más fácil aunque, no todo el mundo pudo conseguirlo.

Justo cuando la gran mayoría ya había entrado, un policía heroicamente se metió en medio de toda la gente salvaje solo para detener a un chavo que tiene una prótesis en la pierna. No sabemos si el señor justicia decidió que él era el líder de todos ellos pero lo detuvo y no lo dejó seguir el camino prometido hacia Lollapalooza. Si no nos creen, chéquenlo por acá.

Obviamente el chavo no pudo entrar gracias al ‘valiente’ policía, pero no se preocupen, ya que técnicamente todas las personas que se echaron a correr no lograron llegar a ninguno de los escenarios. Según TMZ, nadie pudo entrar al segundo día de Lollapalooza porque la valla que se cayó solamente era una cerca perimetral, así que fue como si rompieras una puerta y después te encontraras con una completamente blindada, jiar jiar jiar.

Hasta el momento la policía de Chicago no ha dicho nada al respecto, pero seguramente creyeron que el chico con la pierna prostética era quien había organizado a la masa para poder entrar y disfrutar de algunas de las mejores bandas de todo el mundo. La policía a la orden.

Ustedes qué opinan, ¿estuvo bien que detuvieran a este chico que solo quería entrar a Lollapalooza?