sopitas-fail-ejercicio-2019 Mientras Tanto

5 pretextos bien viejos y absurdos para no hacer ejercicio

Te apostamos que ya estás haciendo tu listita de propósitos para el 2019 y acompañar las 12 uvas que año con año te atragantas (pos es que a quién se le ocurrió oigans), y uno de ellos, siempre siempre siempre es hacer ejercicio. Ahí, juntito con pegado a ‘bajar de peso’, ‘el cuerpo de bikini para el verano’ y ‘comer más saludable’ está el propósito de año más recurrente en la historia de la humanidad, según información del Centro de Investigación Nacional del Sopibecario, pero por alguna extraña (#not) razón, es de las menos concluidas a lo largo de todo el año.

Tí-pi-co. Ya hasta sabes a qué gym te vas a meter, qué clases tienen y cuál es el horario bueno con el coach más peleado, pero tus sábanas siempre logran tener un super-poder que pocos humanos vencen, ¿pero sabes qué? es hora de poner manos a la obra. En serio. Este es el año en que por fin haces las cosas bien, te decides y lo logras. Záfate de todos los clichés y no pongas más pretextos para por fin transformarte en quien quieres ser. Acá te van los clásicos que DEBES evitar para lograrlo:

1. “Mañana me inscribo”

Nel. Hazlo HOY. Muchas veces necesitamos sentirnos obligados a levantarnos y desquitar el órgano que más nos duele: la cartera. Así que una vez que veas a qué gym o qué actividad quieres, lánzate con la cartera en la mano y disponte a apostar por ti y tu salud. Esto hará que desquites el sacrificio económico y te des cuenta que, al final, estás invirtiendo en ti mismo.

2. “Tengo sueño”

No, no lo tienes. Puede ser que temas hacer el oso en la primer clase, puede ser que temas que los demás se burlen de ti o ser el inexperto; caerte o darte cuenta que estás bien oxidado, pero, ¿te decimos un secreto? siempre hay un nuevo, y puede que no seas el único. Es más, en enero hay miiiiles como tú, que tienen años sin mover un dedo, y que están intentando hacer un cambio para sí mismos, así que olvídate de ese temor.

3. “No tengo tiempo”

Sí lo tienes, y ya sea que signifique una hora menos de sueño o cambiar hábitos -como dejar de salir tanto por las noches, es algo que vas a agradecer cambiar en tu rutina. Te vas a sentir 10000% mejor, vas a rendir más en la chamba, vas a estar más feliz (de verdad, se nota desde la primer semana), tu piel se va a ver distinta y mucho mejor (hasta un cierto tono bronceado vas a adquirir, esto es por el sudor) y encima de todo esto, vas a tener mejor condición. Todo esto, además, se va a notar en tu seguridad. De repente, te vas a dar cuenta que comienzas a hacer cambios en tu look, en tu guardarropa y hasta en tu manera de hablar. Sí, todo eso hace el ejercicio por ti.

4. “No tengo dinero” 

Ok, igual y no te alcanza para inscribirte a la clase o al gym que quieres, pero acá todos sabemos que eso es un pretexto. Correr por tu casa es algo que te sale gratis y que recae solamente en tus ganas de hacer un cambio. Hay apps, incluso, que te ayudan a mantener el paso ajustándose a tu velocidad y poniéndote música que te gusta, justo para que no desaceleres; o bien, apps que te ponen rutinas que puedes hacer desde tu casa (¡hasta viendo Netflix!) de acuerdo a tus objetivos, incluyendo dietas y tips para complementar la actividad física.

5. “No puedo, no es para mí”

Este pretexto es el más grande y vacío de todos. Si bien es cierto que no todos los tipos de ejercicio o actividad son para todos, sí hay alguno que te pueda funcionar más y mejor que otros, pero al final del día a nadie le va a hacer mal activarse. La cuestión acá es encontrar algo de acuerdo a tu ritmo de vida, tus gustos y tus posibilidades. Lo importante es que te animes, primero, a acercarte a un gimnasio; una vez ahí, podrás preguntarle a los encargados y expertos cuál es la mejor opción para ti. Igual y se trata de ir poco a poquito, de empezar con algo tranqui y de ahí ir subiendo la intensidad. Nadie espera que vayas de 0 a 100 de la noche a la mañana. Tampoco.

Ahora sí, la neta tú y solo tú es quien tiene el poder de decidirse por tener una vida más saludable. La meta no es a corto plazo y no es la misma para todos, así que simplemente da el primero: actívate e informarte. Una vez que des este primer paso, es importante que recuerdes que es vital mantenerte hidratado y cuidar de ti; los electrolitos sin calorías de G Active son una excelente opción para acompañarte en este nuevo cambio de cara al 2019 ¡así que ánimo! Mantente bien hidratado, échale todos los kilos y nunca descuides lo más importante aquí: a ti mismo.

Sin pretextos, decídete por iniciar un 2019 con el pie derecho. Cuéntanos ¿qué otros pretextos infames has escuchado?

Comenta con tu cuenta de Facebook