Si alguna vez vieron las películas de Terminator, donde las máquinas sostienen una sangrienta guerra contra la humanidad, entonces es nuestro deber presentarles al sacerdote que bendecirá a los soldados de acero en ese futuro post-apocalíptico. Estamos hablando de un robot alemán que es capaz de encomendarlos a dios de un modo bastante… “peculiar”.

No sabemos qué clase de visión de la religión tengan las personas en el pacífico pueblo de Saxony-Anhalt, en Wittenberg, pero al parecer han dado justo en el punto más sensible de nuestro medidor del horror. Todo mediante BlessU-2, una máquina autómata capaz de dar bendiciones mientras dispara luces de sus manos.

¡No miren hacia las luces de muerte!

Posiblemente dirán que somos unos exagerados por tenerle tanto miedo a un saco de tuercas que no es capaz de matar a una mosca, pero siendo sinceros, hay algo en su manera de hablar que nos pone algo nerviosos. Si quieren saber a qué nos referimos, sólo echen un vistazo al video que dejaremos a continuación.

El robot fue creado para celebrar que en ese lugar nació la Reforma protestante, un movimiento cristiano iniciado en el siglo XVI por Martín Lutero, quien dio origen a la creación de numerosas iglesias y organizaciones bajo la denominación de protestanismo.

Es un experimento que supuestamente tendría que inspirar ciertos debates, dijo Sebastian von Gehren, un representante la iglesia evangélica en aquel lugar. La mitad de las personas piensan que es genial, mientras la otra opina que una máquina no debería dar bendiciones.

Tal vez las intenciones de la noble gente en Wittenberg no son las de provocar pesadillas al resto del mundo, pero bien se ha dicho que algunas de las peores cosas han surgido de ideas con propósitos benignos. Ojalá no vivamos para ver el día en que BessU-2 levante sus manos para iluminar el camino de los robots hacia la guerra contra nuestra raza.