Y finalmente llega el Día de Reyes, ese espacio en el calendario que muchos esperan y donde se cumplen sueños, deseos y hasta pretensiones, es bien emocionante ir al arbolito y descubrir todo el mar de juguetes y cositas que te merecías (es) por portarte bien durante los 12 meses pasados.

Pero triste realidad, la verdad es que nunca te traían todo lo que pedías y terminabas viendo cosas que jamás usarías, ropa, una consola de videojuegos de vil fayuca, tenis que eran unos viles clones y que eran motivo de las burlas más crueles en la secundaria por traer la palomita chueca o tener una marca más genérica que el ‘Simi’.

Es por eso que en Sopitas somos terrenales, nos hemos portado bien pero sabemos que esta noche especial podría no serlo tanto una vez más, por eso, te contamos seis tragedias que nos pasaron y seguro te han pasado en carne propia. ¡Neta, son historias de vida reales!

Pediste un Game Boy y te trajeron un ‘Tetris’

Así es, pediste la mini consola de moda de los 90, aquella que todos deseaban y que te ofrecería miles de horas de diversión en el bolsillo. Ya te saboreabas jugar Mega-Man, Los Picapiedra y Mario Bros, pero ¡oh sorpresa!, te encuentras con una cosa rara que dice ‘999 juegos en 1’.

Lucía raro, lo prendías y era monocromático al igual que el artefacto que habías pedido, sin embargo, traía 500 versiones diferentes de Tetris, otras 200 de la ‘viborita’ y 200 más de una especie de ‘Galaga’ si bien te iba. ¡Una cuchillada directo a tu corazón ‘gamer’!

La Barbie se convertía en Barbara

Estabas ilusionada por pedir la Barbie de moda, esa que lucía un enorme sombre, un reluciente vestido, tacones bien ‘in’ y hasta cambio de cabello con mechones.

Pero al siguiente día te encontrabas un similar con nombre más largo, la caja era de cartón corriente, traía ‘rebabas’ de plástico la figura y los brazos se le desprendían al primer cambio de ropa. Su nombre era ‘Barbara’ y seguro muchas recibieron este enorme detalle.

O el Nenuco en …

No sabemos si para bien o para mal, pero las niñas se emocionaban por pedir un Nenuco para cuidarlo, protegerlo, alimentarlo, vestirlo, bañarlo, etc…

Pero como los ‘Reyes eran pobres’ te traían un bebé genérico y que hasta daba miedo, ni modo, no lo presumías a tus amigas, pero lo sacabas en tu cuarto a escondidas para jugar con él mientras se le caía la cabeza o un brazo por la pésima calidad con la que estaban hechos.

Pedías unos tenis de la palomita y te traían…

Así es, era momento en que le pedías a los Reyes Magos que no fueran unos ‘marros’ y que derrocharan una buena lanita en unos tenis de moda. Sí, como los Nike eran los que siempre han rifado, eran los que ponías en la cartita, previo paseo con tus papás por el tianguis de Pericoapa o tiendas del centro para elegir el modelo.

Pero al siguiente día te encontrabas algo ‘estraño’, resulta que tus tenis eran idénticos solo por un detalle, decían ‘Maik’, ‘Mike’, ‘Naik’ o ya en el mejor de los casos ‘Kike’. Unas maravillas que duraban menos de tres meses y que se les caía la suela al primer brinco, te apestaba la ‘pantufla’ porque eran de vinyl y no de piel, y eras objeto de ‘bullying’ cada que los llevabas a la escuela. ¡Gracias Reyes Magos, Gracias!

Te ilusionabas con el kit de superhéroes, pero…

Veías en la TV que podías pasar horas de sana diversión con un kit de superhéroes, ya sea Max Steel, Justice League, Transformers y hasta unos Playmobil disfrazados de vaquero o caballeros de la mesa redonda con todo y castillo para no aburrirte.

Sin embargo, la ilusión se acababa cuando veías que efectivamente te habían traído un kit de héroes, pero era un ‘surtido rico’ y para tus papás, todos eran iguales ya que ‘eran muñecos que seguro iban a terminar en la basura’.

O pediste cualquier cosa y te trajeron lo peor para un niño: ROPA

Así es, ningún niño en su sano juicio va a querer una prenda de vestir, pero los Reyes Magos siempre se empeñaron en vestir a sus criaturas con horrorosos modelos pasados de temporada, unos calcetines Donelli si bien le iba, un pantalón Yale, Topeka y Lee del supermercado y unas camisas Yedid o Baby Creysi.