Se cierra un ciclo para Alex Ferreira. El dominicano se presentó el día de ayer, 28 de agosto, en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris para cerrar con broche de oro su larga gira de Canapé en la ciudad que vio nacer su más reciente material discográfico.

Vaya concierto que vivimos anoche. De esos que dejan huella un buen rato y al día siguiente uno se queda picado y se la pasa escuchando una y otra vez las canciones del día anterior. Así fue el concierto de Alex Ferreira; muy bien se guardó todas las sorpresas que nos tenía preparadas, desde unas versiones súper íntimas de sus canciones, hasta todos los invitados –de grandes ligas– con los que compartió escenario. Imaginen, hasta subió a un chico de su staff –el encargado del montaje del show– a echarse unos versos jarochos y toda la cosa. Por cierto, ese fue un momento súper fregón.

Foto: José Carlos Figueroa

Bueno pues, ahora sí para meternos en lo que vivimos ayer, la noche comenzó con Loli Molina para ir calentando motores. La cantautora argentina nos deleitó con su dulce, pero a la vez potente voz. De esas voces que parecen delgaditas pero que suenan bien macizo. A eso, súmenle unas armonías y acordes cero convencionales. Solo ella, su guitarra, y su voz. Hasta agradeció al público por escucharla con tanto respeto. Muy bien Loli.

Loli Molina

Foto: Bere Rivera

Después de la presentación de la argentina, llegaba el turno del platillo fuerte de la noche. Sin hacer mucha fanfarria llegó Alex Ferreira al centro del escenario y se sentó en su pequeña silla de madera para comenzar con su concierto. Abrió la noche con “Cuando Toque Suelo“, y poco a poco las gargantas se fueron calentando.

A partir de la segunda canción llegaron los invitados… Roberto Verástegui se lució con el acordeón en “An Audience With The Pope“, mientras Alex se hacía uno solo con su guitarra. Y hablando de guitarristas, el mismo cantautor dominicano invitó al guitarrista de su banda para acompañarlo en “Alguien Como Tú“, de lo más fregón de la noche. Este talentoso guitarrista, es un chavito de 22 años, su nombre es Jorge Chacón pero nosotros ya lo bautizamos como ‘John Mayercito‘, qué bárbaro… qué dominio de la guitarra y qué manera de hacerla hablar.

Alex Ferreira

Foto: Bere Rivera

Pero si hablamos de los invitados que tuvo Alex Ferreira en el cierre de su gira, debemos hacer mención de todos, ya que hubo demasiadas sorpresas y vaya que fueron agradables. Tuvimos el placer de escuchar las voces de Elsa y Elmar en “Me Pierdo Contigo“, Silvana Estrada en “Tú Me Acostumbraste“, Daniela Spalla en una nueva canción, Caloncho y El David Aguilar como Vacación (su proyecto), para echarse “La Bilirrubina“, junto con Alex Ferreira. Cabe mencionar que cuando Vacación tocó “Nieve de Arrayán“, el dominicano subió a una chica al escenario a bailar con él. Buena puntada.

Si bien todos los invitados se llevaron una enorme ovación desde que eran presentados, fue con el dueto de Daniel, Me Estás Matando que la gente enloqueció. Y es que vaya… qué gran versión de “Mala Maña” se rifaron, muy apegada a la de Alex Ferreira y el Frente Caribe. (¿Se acuerdan?). Lo malo es que no nos podíamos parar para bailar… si no… na’mbre, se arma el bailazo.

Foto: José Carlos Figueroa

Y a pesar de que todos los invitados dejaron un excelente sabor de boca, fue el mismo talento de Alex Ferreira el que brilló toda la noche, pues acompañado de una escenografía bastante sencilla –pero muy linda– y una iluminación al fondo que hacía relucir su sombra, el dominicano empatizó con su público desde el primer momento que subió al escenario.

Se le vio bastante tranquilo, contento, y muy cómodo tocando para todos. Hasta se echó una canción sin micrófono, solo su guitarra y él a la sombra y acústica del teatro, y justamente, esos tres factores fueron suficientes para que la gente coreara a todo pulmón canciones como “Ven Que te Quiero Ver”, “Maldita Mirada”, “Me La Saludan”, “Corazón de Melocotón”, y “El Afán“.

ALEX-FERREIRA

Foto: Bere Rivera

Por cierto, debemos hacer una pausa para hablarles del manejo magistral de Alex con la pedalera de loops. Qué manera de loopear. Ahí pa’ los perdidos, la pedalera de loops es un aparatito en el que puedes ir grabando algunos sonidos o patrones y que se vayan reproduciendo repetidamente, para que así, el artista pueda ir grabando nuevos sonidos encima de lo que acaban de grabar. (Como KT Tunstall, vaya…). Ahora imagínense ese escenario, pero con una bola de disco en el piso que iluminaba todo el Teatro Esperanza Iris. De verdad que fue mágico.

Alex Ferreira

Foto: Bere Rivera

También vimos un lado muy humano de Alex Ferreira, pues tuvo un gran detalle al dar las gracias a todos y cada uno de su staff, cosa que ya casi no vemos hoy en día. En repetidas ocasiones le dio las gracias a “Paquito”, quien estaba en friega sobre el escenario quitando y poniendo cosas. También agradeció al equipo de iluminación, monitores, sonido, y muy especialmente a su manager Edwin Erazo.

Una noche para no olvidar jamás, tanto para Alex, como para su gente. Vaya concierto que vivimos. Necesitamos más música y cantautores así.