De amores dolientes, amistades perdidas, borracheras que iniciaron en algo tranquilo y otras más que se convirtieron en los mejores recuerdos, todos sabemos. Pero tal vez Andrés Canalla sea uno de esos pocos afortunados que nacieron con el don de transformar todas esas historias en canciones y, a su vez, hacer que cada uno de sus escuchas se sienta identificado. 

Aunque algunos lo conocen por ser el vocalista de la banda de punk rock, Tungas, Aldo Camalle a.k.a Andrés Canalla es una faceta distinta a los guitarrazos y el sudor a gota gorda en el escenario. Es, podríamos decirlo así, como un alter ego del cantante.

#EmergenciaNacional: Andrés Canalla nos cuenta sobre su "lado B"

Eduardo Landeros

Para mí fue un proceso natural pasar de Tungas a este proyecto. Toda la vida he compuesto con la guitarra acústica. Siempre he pasado a algo más rápido, pero ahora es más natural. Pienso, desde que las estoy haciendo, el arreglo que voy a querer. También esto me permite experimentar con géneros que ante no podía“, comentó Andrés Canalla en entrevista para Sopitas.com.

Siendo esta quizá una cara más personal del trabajo de Andrés, puesto que es él el único que pilotea sus ideas; también lo vuelve en el encargado de ser meticuloso a la hora de componer, esto para poder discernir si lo que salió en pluma y papel irá en ritmos más acelerados con la banda o formará parte de otro lanzamiento en sencillo con su proyecto como solista. 

“A lo mejor es más recurrente que una canción no sepa yo para qué proyecto va a funcionar, pero casi siempre sé para qué es. Tiene que ver muchas veces con la temática o con el ritmo de la canción. Eso es lo que normalmente me indica para qué proyecto sacarla”. 

Y es que, en este “lado B” de Andrés Canalla, podemos verlo de una manera más “soft”, con canciones que aluden más a los amores fallidos o a los amigos que se fueron. Historias que él mismo ha vivido. 

“Dicen que el arte proviene del sufrimiento humano, entonces, las canciones que escribo, tratan de cosas que a mí me pasan. Cosas que he vivido y he sufrido. Creo que una de las más tristes que he escrito es una que trata de cuando conoces a alguien que quieres y que se quiere morir. […] Compongo mucho cuando estoy en la calle. Siempre me llegan los flashazos de letras o melodías cuando estoy haciendo cosas. Como ‘Centro Médico’, ese día estaba muy triste. También me pasa mucho cuando estoy cocinando”. 

Respecto a lo que sucede actualmente en la música, su manera de consumirse y sobre los mismos artistas que la crean y la mueven en todas partes del mundo, Andrés Canalla comentó que él prefiere usar una dinámica que lo mantenga siempre presente. Por ello, en lugar de trabajar todo un material completo para luego lanzarlo y esperar que el tiempo lo vaya opacando, prefiere liberar singles de poco en poco, con la esperanza de que su gente lo mantenga siempre en su radar.

“Tiene que ver con la manera en la que consumen música las nuevas generaciones. Para mí, lo que ha pasado con el internet y con la velocidad de la transmisión de la información, es que si tú sacas un disco completo que te tomó un año o dos años hacer 12 canciones, en tres meses parece que tu disco ya es viejo, cuando en realidad puedes componer sencillos y los vas sacando y te mantienes fresco”. 

Andrés Canalla no es un novato en la escena musical independiente. Desde su llegada a la industria musical independiente hasta hoy, muchas son las historias que lo han formado como el músico que es hoy, uno que aporta a que esta llamada “escena” continúe creciendo y fortaleciéndose día con día a través del apoyo mutuo entre artistas. Sobre esto, Andrés recuerda cómo es que conoció a Daniel Patlán, uno de los fotógrafos más reconocidos de la Ciudad de México: 

Yo entré a la música independiente y no había otra forma de hacerlo. Tuvimos que aprender al inicio a cómo grabar nuestros primeros demos, cómo hacer nuestros primeros videos y cómo hacer todo y entonces vas avanzando y vas conociendo gente que es especializada en eso y te haces de amigos. Por ejemplo, Daniel Patlán, una de las primeras veces que nos vimos me dijo ‘oye, me gusta mucho Tungas, me gustaría irme de tour con ustedes’. Entonces se fue con nosotros y nos hicimos amigos“. 

Así mismo, aprovechó para contarnos las anécdotas de los viejos toquines. Esos que solían ser en cualquier lugar que tuviera cuatro paredes y un básico equipo de audio pero decente para dar presentaciones dignas de guardar en un salón de la fama. 

“Hace unos años había unas tocadas que se llamaban “Fuck the Venues”, que era para regresar los shows a casas o lugares que no fueran necesariamente bares. Entonces en uno tocamos No Somos Marineros, Los Románticos de Zacatecas, Tungas y abrió Little Jesus. Ese día estuvo chido porque no nos conocíamos pero nos hicimos compas en una tocada casera. Después mantuvimos contacto y siempre que tengo una canción se la mando a Santiago para que me dé su opinión”. 

Tras el lanzamiento de “No Quiero que me Vean Bichi“, Andrés Canalla dice que se prepara para terminar esta primera etapa, una que compilara alrededor de 12 canciones para luego meterse de nueva cuenta al estudio y comenzar algo “completamente inédito”.

¡Checa la sesión acústica de Andrés Canalla en Sopitas!