Stars ha progresado bastante desde que eran los consentidos de Arts & Crafts, la cara teatral de Broken Social Scene, aquellos que prendían tu corazón en llamas con canciones de ex-amantes muertos. Es difícil de creer que la banda canadiense está por cumplir 15 años desde que hicieron su debut en 2001 con Nightsongs

, pero más impresionante aun es que su alineación permanece intacta y más unida que nunca, según las palabras de su vocalista, Torquil Campbell.

En una entrevista telefónica con la figura más histriónica de Stars, Torquil nos cuenta sobre el largo trayecto de la banda para llegar a su más reciente álbum, No One Is Lost, sus duetos con la imprescindibles Amy Millan, su obra favorita de Shakespeare, y por supuesto, su tan anticipado regreso a la Ciudad de México. Stars se presenta esta misma noche, 27 de marzo, en el Lunario del Auditorio Nacional (todavía puedes adquirir tus pases en taquilla o por Ticketmaster). Pero antes que nada, te invitamos a leer nuestra cándida entrevista con Torq para la edición número 50 (¡yey!) de Baja el Volumen.

SOPITAS.COM: ¿Cómo ha cambiado la dinámica de la banda desde la última vez que tocó en México en 2008 a la banda que se va a presentar ahora, siete años después?

TORQUIL CAMPBELL: Creo que la diferencia más grande es que algunos de nosotros ya son padres de familia y ninguno de nosotros tenía hijos en aquel entonces, y ese dato marca una gran diferencia en todos los aspectos de tu vida. Pero aparte de eso, tenemos hoy a Chris McCarron y él nos ha ayudado bastante porque hace una contribución enorme en lo musical y en todo lo demás. Somos mejores músicos, y somos más viejos, eso es seguro, pero fuera de eso podría decir que somos los mismos. La consistencia con la que hemos abordado los últimos 15 años ha sido muy impresionante en cierto sentido. Nadie se ha ido, seguimos lanzando grandes discos, tenemos las mismas metas en mente y las mismas ideas que teníamos en ese entonces.

S: ¿Qué es lo que los motiva a seguir grabando discos?

TC: Pues que a la gente todavía le interesa. Creo que ese es un gran motivador, si la gente nos dejara de escuchar, seguro dejaríamos de grabar. También es una manera hermosa de ganarse la vida. Una vez que encuentras una manera de ganarte la vida que te guste creo que deberías aferrarte a ella porque es tan difícil de conseguir, todos estamos consciente de eso. Y todos nos amamos entre sí. Creo que sería muy difícil para todos si nos separamos por un extenso periodos de tiempo. Hay una necesidad y un amor por el prójimo que no ha terminado. Es como cualquier relación familiar o matrimonial, estás metido porque funciona a tu favor y define quién eres. Se convierte en algo inseparable de ti mismo, como la música.

S: Con tantos discos en el repertorio, ¿cómo arman el setlist de un show?

TC: No es sencillo. No es sencillo, pero en esta gira nos estamos enfocando en tener una fiesta con nuestros fans y que ellos tengan una noche agradable. Tenemos muchas baladas y cosas de mid-tempo en nuestro repertorio, pero este show se distingue mucho por su explosión de energía. The North, el disco anterior que lanzamos, tenía un momento enorme de energía cuando tocábamos “Hold On When You Get Love and Let Go When You Give It” y creo que a todos nos gustaría darle eso de nuevo al set. En esta ocasión, estamos enfocados en asegurarnos de tener canciones en el set que nos hagan sentir felicidad y con ganas de tener una fiesta. A menudo hemos discutido la posibilidad de hacer un show más tranquilo, nuestro set “triste”. Me encantaría hacer eso algún día y no lo hemos hecho. Es muy difícil porque a veces estás tocando en clubs de rock y a veces tocamos en teatro, donde sería ideal tener un set más meloso. Pero cuando te toca presentarte en un bar rockero, cuando sientes esa energía, la necesitas para aguantar todo un show. Cuando estás de gira tanto tiempo y tocando tantos conciertos, necesitas algo que te mantenga alegre.

S: ¿Cuál es la canción más triste en el repertorio de Stars?

TC: Creo que nuestra canción más triste de amor… bueno, “Personal” es bastante triste, una representación deprimente del intento de la gente por conectar entre unos y otros. Tengo que decir que es “Personal” aunque hay mucha competencia, tenemos bastantes canciones deprimentes [risas]. Pero sí, tiene que ser “Personal”, es bien pinche siniestra, implacable en su severidad.

starsS: Quería hablar un poco sobre No One Is Lost, su disco más reciente. En otras entrevistas has declarado que el tema principal del álbum gira alrededor de nuestra capacidad de aceptar la solemnidad y disfrutar la vida como se pueda, sacarle máximo provecho. ¿Si fueran a escribir canciones más optimistas, todavía lo considerarías como un álbum de Stars?

TC: Sí, digo, yo creo que este disco es más optimista en ciertos sentidos. Bueno, el optimismo solo se materializa cuando hay un entendimiento de la posibilidad de ser pesimista. El optimismo es una opción. Tuvimos que lidiar con mucha mierda oscura en nuestras vidas, uno de nuestros amigos se enfermó y teníamos miedo. No queríamos enfrentar esa realidad y pudimos haber renunciado en ese punto. Creo que el disco se hizo en cara a todo eso. Me parece que todos los discos son simultáneamente optimistas y pesimistas, pero a final de cuentas, somos gente feliz generalmente. Para mi, lo que la gente reconoce como optimismo en música pop está más cerca a la ilusión que al optimismo. Es una cosa ser optimista y otra cosa pretender que la vida es una fiesta eterna, y que nunca envejeces, nadie nunca se enferma, nadie se muere… eso más bien me parece un engaño. Entiendo que cuando tienen 15 años mucha gente piensa que vas a vivir para siempre, pero no es así. y nosotros estamos aquí para decirles eso [risas].

S: En efecto, te corresponde decirles eso, pero se los dices al ritmo de música para bailar. Este gran contraste que existe entre melodías hermosas y letras terribles, lo cual siempre funciona.

TC: Claro, y no es una nueva idea. New Order y muchas otras bandas, los Pet Shop Boys que me encantaban de niño, ellos hacían música dance que no era algo trivial o escapista, pero había matices oscuros por debajo, muy oscuros y solemnes. Así que nos sentimos inspirados por la gente que vino antes que nosotros, incluso si escuchas Detroit techno, no hay letras pero hay una característica triste en esa música. Pero si me preguntan a mi, ese es el mejor tipo de fiesta, es la fiesta en la que te das cuenta que la vida es corta y no vamos a estar aquí para siempre, aceptar ese hecho y celebrar nuestro tiempo.

S: ¿Hay algún elemento de No One Is Lost que te gustaría cambiar, ahora que tienes más de medio año de retrospectiva?

TC: Si lo escucho de nuevo seguro hay algún cambio que me gustaría hacer. La solución a eso es simplemente hacer más música. La metodología que hemos empleado y las cosas que hemos intentando alcanzar han sido las mismas desde el principio, no han cambiado tanto. En realidad no tengo remordimientos de lo que he hecho, lo veo como una oportunidad de mejorar las cosas para la próxima vez. Cada disco para mi -y comprendo que no puede ser el mismo caso para todos- siento que yo mejoro un poco, el proceso se vuelve un poco más fácil, y espero que eso continúe. Pero sí, Dios, todos los discos que hecho, cuando los escucho me hacen pensar, Oh debí haber cantado esta parte de una manera distinta, o me hubiera gustado que le batería se escuchara un poco más fuerte. Ya sabes, esos pequeños detalles, pero ¿en qué punto decides que una obra de arte ha sido terminada? Es algo muy difícil de saber. En algún punto tienes que confiar en lo que tienes que decir.

S: ¿Nos puedes decir 4 o 5 cantantes que admiras?

TC: Oh wow. Son demasiados. Donny Hathaway, seguro. Morrissey. Barney Sumner de New Order, porque él no es un cantante y yo tampoco, y creo que he aprendido a cantar gracias él, porque somos tan parecidos. Decía, Oh me gustaría tanto cantar como él, y seguro no es el mejor vocalista, pero la emoción en su voz y el tono de su voz fueron una gran influencia para mi. Y… sabes, soy un gran fan de Amy Millan. Creo que Amy tiene una voz increíblemente inspiradora, es la voz con la que tengo que medirme y comprender más que nada. Es por esa interacción que su voz es la que más me conmueve.

S: ¿Crees que Stars sería drásticamente diferente sin esa dinámica de chico-chica en los vocales?

TC: No, no sería Stars sin esa dinámica. Esa era la idea principal desde el inicio. Cuando Chris y yo empezamos a escribir canciones, contratamos a varias chicas para cantar en los temas, porque para mi esa era la mejor manera para contar una historia, capaz de cambiar la perspectiva de la gente. Podemos contar el doble de historia, con el doble de gente. A veces estamos en una tormenta, o estamos en un rincón, o nos dejaron atrás, nos da la oportunidad de apelar a distintos grupos y nos presta una universalidad, y un acercamiento para todos. No quería ser un tipo que tenía a otros tipos en un grupo de rock ni tener una banda con una chica al frente, porque la gente se lleva la impresión de que una banda así toca música ligera. Pero quería ambos elementos en una banda, la dinámica única que brinda un voz masculina y otra femenina a la vez.

S: Una última pregunta con respecto a tu trabajo con obras de Shakespeare. Si tan solo pudieras ver una obra más de Shakespeare en tu vida, ¿cuál sería?

TC: ¡Uh! Esa es una buena pregunta. Si tan solo pudiera ver una… King Lear es definitivamente la mejor, es una obra increíble, quizás sea la obra de arte más grande de cualquier tipo que alguien haya hecho en la historia. Pero no sabría cuántas veces estaría dispuesto a verla. Yo amo mucho, mucho, mucho Macbeth, una obra especialmente oscura, pero creo que me tengo que inclinar por Hamlet. Tal vez sea una respuesta predecible pero hay algo que tiene Hamlet que no importa cuántas veces la veas, o cuántas veces la leas, he trabajado en ella, he escrito la música para un montaje, la he visto muchas, muchas veces, y aún no la termino por entender. Hay algo misterioso en el corazón de esa obra que me resulta infinitamente fascinante, y todo mundo de cualquier nivel se puede relacionar, todos piensan que son Hamlet de una manera u otra; cuando ven la obra piensan “Ah, así soy yo”. Cómo es que resuena con todo mundo, y por qué es una obra tan misteriosa, y cómo es que hay tantas cosas que no comprendo, es lo que la vuelta tan brillante.

S: Es una muy buena opción. En lo personal, tendría que elegir Macbeth.

TC: Si, Macbeth es definitivamente la obra más accesible que Shakespeare escribió. Y funciona brillantemente, es rápida, y–yo vi un montaje que no tenía intermedios y era perfecto así. Sentías que todo lo que ocurría era inevitable por el ritmo en que se desarrolla la acción, y este tipo había sido enviado sin frenos en un pinche camino hacia el infierno. Es brillante.

T: @ShyTurista