Foto: Cortesía

‘how i’m feeling now’: Charli XCX se pone raver consulta a sus fans en su nuevo disco

Hay bastantes cosas que nos repetimos diario para aguantar este encierro forzoso, entre ellas, está la idea de ver a Charli XCX el 21 de octubre en El Plaza Condesa, y ahora aún más, ya que tenemos más Charli por escuchar, con once canciones lanzadas en How I’m Feeling Now, su nuevo disco. Charli involucró para este disco a sus seguidores en Instagram, quienes le ayudaron a escribir versos, elegir portadas de sencillos y del álbum, participando directamente en este lanzamiento. La cuarentena vaya que nos está acercando a nuestros artistas.

Con una larga serie de posts y preguntas llegó su sexto LP de estudio, después del reciente Charli, de 2019, y de su divertidísima colaboración con Nintendo para anunciar su parque de diversiones en Japón. La apertura de este disco nos dice que la fuerza no faltará, ya que “pink diamond” nos regala dupstep y a Charli repitiendo que quiere intensidad en grandes cantidades.

Para este disco, inspirado por la pandemia, produjeron A.G. Cook (Caroline Polachek, Jónsi), BJ Burton (Bon Iver, Francis and the Lights) y Dijon. Esto lo vemos en el trabajo de rolas como “forever”, con un autotune preciso y paneo hecho por geeks de la música.

Charli XCX es una con los sonidos digitales, en una clase de dream pop obscuro. Logra ser tierna en palabras envueltas con sonidos transgresores y metálicos, nos encanta esta colisión de conceptos. Aunque no estuvo en raves a finales de los noventas (Charli tiene 27 años), es fan de momentos de high energy descarados, como el puente de “claws”.

Hasta lo que pareciera más digerible tiene elementos que parecen comerse tus oídos, como las percusiones en “7 years”, que muerden tus tímpanos y se combinan con sintetizadores no tan violentos.

Los beats lo-fi toman una nueva dimensión aquí, en rolas como “c 2.0” son permanentes, pero la distorsión y el chiptune digital lo vuelven un agradable loop que se lleva perfecto con la voz de Charli XCX. La congruencia como artista pop tiene un balance con la demostración de que ella hace lo que quiere con sus lanzamientos.

De lo mejor de este disco es que funciona para bailar en tu cuarto o en un venue, canciones como “party 4 u” y “i finally understand” no discriminan en función del lugar. Así que pueden ponerse audífonos y zapatear sin que alguien les vea para practicar previo al concierto de octubre. Y hay que enfrentarlo, hay momentos en los que se forza bastante la electrónica de rave, como en “anthems”, que no tiene mayor desarrollo y solo se basa en la primera línea de sintetizadores que escuchamos una y otra vez.

Es el momento más flojo de Charli XCX como letrista, ya casi al final del LP. Pero cierra en lo alto con “visions”, la canción más ambiciosa de todo el disco, un viaje a distintos géneros en menos de cuatro minutos. Aquí acaba fuerte con homenajes al high energy y texturas de trance, con su voz distorsionada y sampleada. Deseamos haber escuchado más temas con sin límites como ésta.

Tenemos treinta y siete minutos de nueva música de Charli XCX para aprendernos previo a su presentación en El Plaza, y también para no olvidar cómo bailar en estos tiempos de encierro.

Foto: Cortesía