Creedence Clearwater Revival en el Palacio: ‘Dicen’ que ahora sí fue la última

Ayer, las dos cuartas partes que quedan de los Creedence originales dieron el que será (supuestamente) su ultimo concierto en la Ciudad de México. Con un set armado, en su mayoría, con canciones compuestas por un eternamente ausente John Fogerty, el combo transgeneracional que se presentó en el Palacio de los Deportes dejó una certeza: qué bandota debió ser Creedence Clearwater Revival.

No hay justicia. El público que llenó el Palacio y se emocionó con el canto de un vocalista desconocido, merecía tener de frente al verdadero cerebro e ídolo de la banda originaria de El Cerrito, California. O quizás no, ¿quién pagaría por ver una banda acéfala, sacando provecho de canciones en las que poco tuvieron que ver? La nostalgia mueve, aunque llegue en pedazos…

Creedence / Foto: César Vicuña para OCESA

En el escenario estaban Stu Cook y Doug Clifford… pero ellos están lejos de ser las estrellas de Creedence. La gente los conoce, pero no hay una conexión con ellos. Por muy miembros originales de la banda que sean, los veo en el escenario y pienso en algo como un reencuentro de Oasis, pero sin los hermanos Gallagher, los Kinks sin los Davies… con Tom es irremediable la ausencia. Y que con John Fogerty, evidentemente, también: después de ser despojado de sus canciones, tuvo el orgullo suficiente para no juntarse con sus gandallas excompañeros. Pero, como decían en aquel famoso comercial: “Esa, es otra historia”.

Lo de ayer no fue ver por última vez a Creedence… sino ver como por última vez las canciones de Creedence son tocadas a todo volumen frente a más de 15 mil personas. Toda una experiencia. Rara pero efectiva. Seguramente –aunque de forma mínima– ese quinteto que ahora se hace llamar Creedence Clearwater Revisited transmite algo de lo que fueron “los Cridens” en aquellos conciertos de los 60, cuando el cuartero original se lucía tocando canciones contundentes y pegajosas.

Creedence / Foto: César Vicuña para OCESA

“Born on the Bayou”, “Green River”, “Hey Tonight”, “Down on the corner”, “Bad Moon Rising”, “Proud Mary”, “Fortunate Son” y “Travelin Band”, fueron algunas de las canciones que sonaron. Con un grado de fidelidad con el disco impecable. La gente sabía en qué partes lanzar el gritito… como en “Have you ever seen the Rain?”, quizás la parte más emotiva del concierto, porque el vocalista, ahhh cómo le trabajó para que la gente no sintiera tanto la ausencia de Fogerty… tanto que hasta remató la canción con un “Gracias al sol”, como le tituló Juan Gabriel a su cover de la canción (John Fogerty llegó a cantar “a dueto” en el homenaje al fallecido divo de Juárez).

El concierto fue impecable. El volumen adecuado. Los músicos, de lo mejor… no por nada el público salió más que satisfecho, pese a que el show sólo duró una hora y media. ¿Alguna queja? Ninguna. Todos los fans ya sabían a lo que iban y quiénes iban y no iban a estar. “Es lo que hay”.

Y así parece que termina la historia de los Creedence en México. Pudo haber sido menos agridulce, sin duda. Pero hay que tomarlo como un adelanto de los conciertos del futuro… si es que avanza esa idea de hacerlos con hologramas (ojalá no). Con un público movido más por las canciones que por quién esté en el escenario… ayer en el Palacio, hubo una banda fantasma: la gente fue por las canciones. Qué gran banda debió ser Creedence. Se lució con esas rolotas.

Setlist

Born on the Bayou

Green River

Lodi

Who’ll Stop the Rain

Hey Tonight

Lons as I Can See the Light

I Put a Spell on You

I Heard It Through the Grapevine

Down on the Corner

Lookin Out my Back Door

Midnight Special

Bad Moon Rising

Proud Mary

Fortunate Son

Molina

Have You Ever Seen the Rain?

Travelin’ Band

Up Around the Bend