Dos guitarras tienen el poder de ganar un Grammy: Una entrevista con Rodrigo y Gabriela

En México siempre nos hemos jactado de tener miles de artistas talentosos, sin embargo nunca hemos dimensionado todo lo que han logrado con base al esfuerzo y dedicación de años. Hace aproximadamente 20 años Rodrigo y Gabriela, dos jóvenes se fueron de México con sus guitarras junto algunas maletas llenas de esperanzas y muchas ganas de hacerse de un nombre dentro de la música, tiempo después y tras un montón de trabajando así como explorando diversos sonidos y expresiones, regresan una vez más a nuestro país para demostrarnos que la lira y el talento tienen mucho poder. 

Antes del épico showsazo que seguramente darán en la edición 2020 del Vive Latino tuvimos chance de platicar con Rodrigo sobre su más reciente disco, Mettavolution, el compromiso que implica grabar covers, el mejor lugar del mundo para tocar, ganarse un Grammy y las enseñanzas que tuvieron que pasar para poder llegar hasta donde están, convertidos en unos artistas que son mundialmente conocidos.

rodrigo-y-gabriela-4.

Foto: Getty

El año pasado la banda presentó el trabajo más ambicioso en toda su carrera, Mettavolution, el cual planearon con mucho tiempo de anticipación y que dio como resultado un disco sumamente interesante en el que decidieron experimentar con diferentes sonidos y técnicas de grabación, dando como resultado el álbum más rockero de su discografía. Sobre el proceso creativo y de grabación, Rodrigo nos contó un poco al respecto y hasta nos dijo cuál era su rola favorita de este material:

Nos tardamos mucho porque hicimos varias pruebas, el proceso duró cuatro años pero al menos dos estuvimos intentando hacer algo diferente pero realmente no sonaba a lo que habíamos hecho antes hasta que empezamos a escribir Mettavolution, que fue casi casi cuando ya teníamos encima a todos porque no habíamos sacado un disco nuevo pero también entendían que estábamos esperando el momento correcto para sacar este proyecto. Este disco es muy lírico, parece que son canciones –y en sí lo son– porque primero las compusimos como tal y más tarde las convertimos en una versión instrumental combinado con elementos eléctricos como guitarras y sintetizadores, cosa que nunca habíamos hecho. Fue algo diferente pero estábamos felices por primera vez con todas las rolas”. 

“Hay diferentes emociones en este disco, pero creo que la que más me gustó fue ‘Krotona Days’, cuando la escuché pensé ‘qué chingón’ porque es donde se escuchara claramente la intervención de las guitarras eléctricas mezcladas con las ya conocidas acústicas. Me encantó el resultado sónico y de la grabación con esa rola”. 

Para nadie es una sorpresa que a Rodrigo y Gabriela les encanta tocar covers de muchas bandas famosas, y es que han versionado a un montón de artistas desde Metallica, Slayer, Testament y Overkill hasta otros más como Led Zeppelin. En este nuevo disco decidieron incluir su propia versión de “Echoes” –sí, la famosa rola de media hora de Pink Floyd –, aunque por supuesto fue un reto porque está completamente tocada con dos guitarras nada más:

“En cada cover que hacemos tratamos de respetar las melodías como son porque no le vemos caso cambiarlas si las rolas son increíbles. Al principio queríamos meter sonidos electrónicos, luego muchas guitarras, pero tuvimos mucho tiempo pero decidimos grabarla de una manera muy simple. Empezamos a quitarle arreglos porque la reacción que tienes a la hora de querer sacar una rola tan complicada como ‘Echoes’ es ponerle un montón de cosas para cubrir todo lo que hizo Pink Floyd en la grabación original pero nosotros le quitamos más y más cosas para que de esta forma quedara más minimalista y clara, reconocible, siendo una canción instrumental y difícil no queríamos complicárnosla más porque tampoco tocamos jazz. La onda era hacer algo más accesible a nosotros y que también mantuviera la esencia  La parte de en medio de la rola es un mega jam que se echan David Gilmour y Richard Wright pero nosotros le pusimos también de nuestra cosecha y estamos contentos con el resultado”. 

Y llegó el Grammy…

Sin duda uno de los momentos más importantes en su carrera fue ganar este año el premio Grammy a Mejor Álbum Contemporáneo Instrumental, una categoría sumamente reñida, aunque detrás de un honor como este hay un montón de cosas detrás. Sobre este enorme logro, Rodrigo nos dijo que aunque estaban contentos por la nominación, prefirieron olvidarse un rato de eso y dejarse sorprender por el momento, y al final lo consiguieron:

“Fue increíble porque desde que nos nominaron resultó ser una gran sorpresa, hemos sacado tres o cuatro álbumes y no habíamos tenido ninguna nominación. Nosotros realmente nunca tenemos en mente hacer las cosas para ganarnos un Grammy, aunque para un músico ganárselo –sobre todo el anglo y fuera de las categorías latinas– es algo que no piensas porque está cabrón. Desde que anunciaron a los nominados fue maravilloso ver la cantidad de cariño y amor que recibimos de todos, amigos, fans, familia, y desde ahí todo se puso lindo. Fueron meses de espera, salimos de gira, trabajamos en el estudio y tratamos de no poner nuestra mente ahí y lo logramos. Mis amigos me preguntaban si estaba nervioso pero la verdad yo ni me acordaba, estaba contento y agradecido por la nominación”.

“Lo queríamos ganar pero tampoco era una onda que me quitara el sueño. Tuvimos que estar en Los Ángeles una semana antes para hacer la prensa que se requiere y eventos relacionados, pero el día del show estábamos muriendo de nervios, fue algo muy fuerte y como músico cuando te lo dan sientes que lograste todo, es un premio al esfuerzo de tantos años de dedicación y nos ha hecho ver qué tan importante es la música y el trabajo honesto como para poder inspirar a la gente. Ver a todos felices viviendo este momento con nosotros nos llena de emoción, el premio es todo lo que no se ve, va más allá, todas las barreras que se rompen para llegar a este momento. Es muy diferente que esto nos pase a nosotros como mexicanos a que le toque a una persona que nació en Nueva York u otra ciudad, que tienen ese role model que saben que es normal que todos los años tienen chance de estar en un lugar como ese”. 

rodrigo-y-gabriela-2

Foto: Getty

Quizá la fama que tiene Rodrigo y Gabriela creció a raíz de que se hicieron famosos en otras partes del mundo, tocando en festivales verdaderamente importantes como Glastonbury. Con tan solo sus guitarras han logrado ir a lugares del mundo que muy pocos artistas –sobre todo mexicanos– han conseguido, hasta el rincón menos esperado del planeta, es por eso que con base en su experiencia les preguntamos cuál es el mejor país en el que han tocado:

“Es difícil agarrar un solo lugar porque luego hay buenos conciertos no particularmente porque la gente esté súper prendida, sino que tú te conectaste más o al revés, pero te puedo decir que en Francia la gente desde la primera vez que tocamos por allá entendió muy bien lo que hacemos y los conciertos que hemos dado como que tienen la característica de mucha energía. A comparación de otros países, allá van muchos jóvenes y chavos, entonces eso le da una vibra diferente a los shows. En Japón también es increíble, los músicos que tenemos chance de tocar por todo el mundo sabemos que en aquel país hay de dos, a quien le encanta ir o quien lo odia, pero en nuestro caso lo amamos porque la gente es súper ordenada y se prestan para interactuar con ellos”. 

rodrigo-y-gabriela-1.

Foto: Getty

Después de tantos años juntos tocando y grabando, pareciera que la fuente de inspiración podría deteriorarse, sin embargo y gracias a todo lo que han tenido que pasar junto con las cosas que viven en el día a día han encontrado un motor creativo que al transportarlo hacia sus liras y convertidos en riffs crean un sonido verdaderamente único: 

“Encontramos inspiración en las experiencias personales que vivimos día a día, esta es nuestra manera de expresarnos. Hay épocas del año en que no estamos para componer pero sí para intepretar y viceversa pero siempre tenemos cosas qué decir, y creemos que es mejor hacerlo así, a través de una lira y todas las notas que salen de ella”. 

Como ya lo habíamos dicho antes, desde hace casi dos décadas Rodrigo y Gabriela han tenido que vivir muchas cosas, desde irse de su país y aprender a ganarse la vida con sus canciones hasta regresar como unos verdaderos artistas que están consiguiendo todas sus metas. Si tuvieran que definir con una sola palabra su carrera, Rodrigo está muy consciente que tendría que ser algo referente a ese enorme aprendizaje que han adquirido con los años: 

“Yo creo que sería algo que tenga que ver con una enseñanza, como una escuela. Nuestra carrera ha sido nuestra escuela de la vida porque nos hizo salirnos de México y al a la vez nos convertimos en músicos a nuestra manera, pues no tuvimos una formación clásica ni un ejemplo en la familia que nos llevara por el camino musical. Cuando nos fuimos fue muy raro para la familia entender lo que defendíamos, entonces ha sido una enseñanza, nuestro mejor maestro a nivel personal y nos ha dado grandes satisfacciones como el Grammy. Diría que podría algo como aprendizaje o maestro, una de esas dos”. 

¡Nos vemos en el Vive Latino!

Recuerden que Rodrigo y Gabriela tomarán el escenario Escena Indio del Vive Latino 2020 el próximo 15 de marzo de 19:40 a 20:30 horas. Si tienen ganas de checar por qué la están rompiendo en todo el mundo y entender cómo es que vuelven loco al público con tan solo unas guitarras, échenles un ojo. Pueden comprar sus boletos dando click POR ACÁ pónganse las pilas porque muy pronto el tío Sopitas se pondrán guapo con los boletos. Guiño, guiño.