La historia de “1979” de The Smashing Pumpkins que no todo mundo sabe

Esta rolota estuvo a punto de quedar fuera del tercer disco de The Smashing Pumpkins, ya que originalmente, era mucho más básica y aburrida –en las propias palabras del productor del disco– pero se ganó su lugar luego de que Corgan la rehiciera en solo 24 horas. Fue la última canción escrita para el ‘Mellon Collie and the Infinite Sadness’. Ese el sencillo más conocido de la banda, Pitchfork la puso en el lugar 21 en su lista de las mejores canciones de los 90.

Esta canción habla de la transición de la juventud a la edad adulta. Billy Corgan recordaba estar en la secundaria y tener responsabilidades de adulto, pero aún así era muy joven y dependiente de sus papás. Ya saben, de esa etapa en la que quieres independizarte pero aún no puedes, de esos días en los que tienes unos trabajos por ahí para ganar unos pesos en la preparatoria pero aún dependes de tus papás.

Corgan dijo para VH1: “A veces, cuando escribo una canción, veo una imagen en mi cabeza. Por alguna razón, es el oscuro recuerdo que tengo. El recuerdo que acompaña a esta canción es de cuando tenía alrededor de 18 años. Conducía por una carretera cerca de mi casa en una noche lluviosa y esperaba en un semáforo. Connota emocionalmente una sensación de esperar a que algo suceda, y no estar allí todavía, pero está a la vuelta de la esquina“. Esa etapa de la vida fue perfectamente retratada en el famoso video dirigido por Jonathan Dayton y Valerie Feris (sí, los directores de Little Miss Sunshine), pues en él vimos un festón adolescente inspirado en la juventud de Corgan.

Como dato curioso, la escena de la fiesta en donde toca la banda, tuvo que ser filmada dos veces, ya que el asistente de producción olvidó la cinta original en el techo de un coche y así nomás se arrancó.

Hay millones de covers de esta famosa canción, pero sin duda alguna Jacksoul hizo una versión de “1979” que vale la pena escuchar.