El tercer álbum de estudio de The Lumineers, titulado III, es una obra maestra llena de tintes contemplativos y momentos poéticos que se sienten honestos y reales. Los compositores Wesley Schultz y Jeremiah Fraites cuentan la historia de una familia a través del tiempo. Tres generaciones, tres capítulos, narrados mediante melodías que se sienten cinemáticas y fieles al tono que los hacer ser The Lumineers. Con este álbum han hecho algo realmente singular, y no únicamente dentro de su propio trabajo, sino en la industria hasta el día de hoy.

Mucho más que un álbum es una película, una historia, un testimonio que cobra vida. La única manera de agradecerles por este monumental proyecto es ponerle reproducir y dejarlo fluir hasta la última nota. Dejar que la narrativa de sus instrumentos y letras te envuelvan en un mundo iluminado por su arte. Las historias contadas a medida que se desarrollan los capítulos se tratan de personas allegadas al corazón del vocalista principal, Wesley Shultz. Tal vez es por esto que todas las canciones que forman parte de III se sienten tan tangibles y verdaderas.

El primer capítulo ‘Gloria Sparks’ fue inspirado por un miembro de la familia de Shultz. Los capítulos subsecuentes se enfocan en el nieto de Gloria, Junior Sparks y finalmente en la desgarradora historia de su hijo Jimmy Sparks.

III se empieza a desenvolver con “Dona”, una introducción a la familia Sparks. En una canción que pareciera que te sumerge en un sueño, te dan todo el contexto que necesitas para entender a Gloria, el personaje principal de esta película de viento. “Life In The City” aumenta el tempo para mostrar lo que es probablemente el inicio de la decadencia de Gloria a un mundo de soledad. Para cerrar el capítulo llega “Gloria”. En esta melancólica y triste canción se desenvuelve un episodio sumamente trágico. Con una voz solemne acompañado por un ritmo atrevido, Shultz te abre las puertas al personal y desamparante mundo de la depresión. Para este momento es sensato reconocer que la brillantez y la complejidad de este álbum es inigualable.

 

El segundo capítulo empieza con “It Wasn’t Easy To Be Happy For You”, un monumento al sentimiento del primer corazón roto. La historia se enfoca en Junior Sparks, nieto de Gloria. La manera en la que retratan la crudeza de ese sentimiento, que de alguna forma encuentra la manera de quedarse para siempre, es tan acertada que estremece todo el cuerpo al escuchar las líneas que llevan por nombre la canción.

“Leader Of The Landslide”, la quinta parte de esta historia empieza suave y firme hasta aproximadamente el minuto 2, en el que la canción se convierte en lo que es su realidad. A través de la rítmica de un pandero, una guitarra limpia y un piano cortado pero melódico, se cuenta el momento en el que Junior Sparks entiende que desgraciadamente su padre no es alguien digno de admirar. En una ola de emociones, la canción exhibe la apachurrante sensación de la decepción. Para finalizar este capítulo llega “Left For Denver”. En esta canción predomina una guitarra seca que nos guía al cierre de la historia de Sparks.

El tercer capítulo abre con lo que es probablemente la canción más limpia del álbum. “My Cell” es una obra maestra por si sola. La letra es tan cruda y la música tan envolvente que te hace volar y recordar momentos llenos de intimidad y singularidad. La canción lleva toda una narrativa en su espalda, empieza suave pero va escalando hasta descansar en los últimos compases. Aquí la historia voltea a ver al padre de Junior, Jimmy Sparks.

La canción que lleva el nombre del protagonista de este último capitulo, es tan buena que prácticamente nos implora a escuchar con atención las palabras y aprender del personaje. “Jimmy Sparks” es hasta por momentos tenebrosa. Retrata el testimonio de los momentos difíciles que arroja la vida y que a veces nos terminan por superar. Esta canción es probablemente la más desgarradora de todas. 

La novena canción “April” es como si la hubieran puesto ahí para dejarnos solos con nuestra cabeza. Dejarnos sentir, dejarnos pensar, dejarnos volar. Un pequeño momento de paz para dar entrada a la última fracción de la historia. Shultz y la banda envuelven su monumental disco con “Salt And The Sea”, una canción en la que parecieran dejar ir todo el sufrimiento, toda la soledad y toda la oscuridad del relato. Transmiten la sensación de un momento de total claridad, en la que en lo más profundo de tu ser entiendes que es momento de hacer la paz con el pasado y seguir adelante.

III es probablemente uno de los mejores discos de folk rock hechos hasta el día de hoy. Es toda una obra de arte digna de de los mejores elogios. Es un álbum que simplemente te transporta y te lleva a lugares difíciles pero de una manera benévola y cariñosa. El amor con el que se hizo este disco es latente y lo transmiten desde el primer segundo hasta el último. Este no es un álbum hecho solamente para los fans de The Lumineers sino para todos aquellos amantes del arte, la poesía y la narrativa. Hoy me declaro fanático de lo que pensaba era una banda de un “one hit wonder”. No pude estar más equivocado.

Tracklist

1. “Donna”
2. “Life In The City”
3. “Gloria”
4. “It Wasn’t Easy To Be Happy For You”
5. “Leader of The Landslide”
6. “Left For Denver”
7. “My Cell”
8. “Jimmy Sparks”
9. “April”
10. “Salt And The Sea”