El mundo de la música está de luto, pues se dio a conocer la noticia de la muerte de Marie Fredriksson, vocalista de Roxette, una de las bandas suecas de pop de lo 80 y 90 más populares de la época. Y cuando hablamos de su popularidad, no es poco, pues siguió los pasos a nivel internacional de otras bandas como ABBA.

De acuerdo con El Mundo, Marie Dimberg, representante de Roxette, emitió un comunicado de prensa en el que emitió el lamentable anuncio: Con gran tristeza debemos anunciar que uno de nuestros más queridos artistas, ha fallecido. Marie Fredriksson murió en la mañana del 9 de diciembre“. Frediksson murió como consecuencia de una larga batalla contra el cáncer de casi 20 años.

En 2002, Marie fue diagnosticada con un tumor cerebral, y desde ese momento, comenzó una lucha contra la enfermedad que fue descrita por ella misma como un “infierno”, pues afectó su carrera musical más allá de la condición misma como olvidando las letras de las canciones. La noticia también la dieron a conocer a través de las cuentas oficiales de Roxette, donde publicaron el nombre de la cantante con su año de nacimiento y 2019.

También publicaron una foto de Marie Fredriksson con un mensaje en el que se lee: “El tiempo pasa rápido. No hace mucho pasamos días y noches en mi pequeño departamento hablando de sueños imposibles. ¡Y qué sueños los que hemos compartido! Me siento honrado de haber conocido tu talento y generosidad. Todo mi amor va con tu familia. Las cosas nunca serán iguales“.

Roxette, como mencionamos, fue una popular banda que comenzó en la década de los 80, dejando un legado enorme en la producción musical de los 90 como una banda de pop. A lo largo de sus años de carrera, vendieron millones de copias y acumularon grandes éxitos como “It Must Have Been Love”, una de esas canciones que aparecen en películas románticas y se vuelven emblemáticas. “Listen to Your Heart” fue otro de sus éxitos internacionales que siguen vigentes.

Marie Fredriksson conoció a Per Gessle a finales de los 70, para luego fundar Roxette. Primero compusieron canciones para dar paso a la banda que conocemos, cuyo nombre, apuntan, fue retomado de una canción de Dr. Feelgood, una banda británica de la década de los 70. Roxette conoció el éxito cuando decidieron dejar el sueco atrás, para comenzar a escribir canciones en inglés.