Breaking News

Recordemos cuando The Libertines reventó el Corona Capital 2015

Echamos un vistazo al pasado y recordamos cuando The Libertines dejaron el alma en el Corona Capital 2015. Acá la anécdota.

Ya falta prácticamente nada para que el Corona Capital 2021 se lleve a cabo y por supuesto que estamos con la emoción por los cielos. Por eso, acá en Sopitas.com nos preparamos para el regreso del festival recordando algunos de los momentos de su historia. Ahora, toca rememorar la vez que The Libertines le cayó a la edición 2015.

Por primera vez en su turbulenta trayectoria, The Libertines pisaron un escenario mexicano. Ante los ojos primero incrédulos y luego eufóricos de los asistentes del Corona Capital 2015, la banda interpretó temas de su más reciente álbum, Anthems for Doomed Youth al igual que varios clásicos de sus primeros dos discos.

De izquierda a derecha en el escenario: Pete Doherty en los vocales y guitarra; Carl Barât en los vocales y guitarra: Gary Powell en la batería y percusiones; John Hassall en el bajo y voces. Y pues Wow. No puedo creer que acabo de escribir esa línea.


SETLIST

1. The Delaney
2. Horrorshow
3. Vertigo
4. Can’t Stand Me Now
5. Fame and Fortune
6. Time for Heroes
7. Music When the Lights Go Out
8. Begging
9. What Katie Did
10. Gunga Din
11. Boys in the Band
12. The Ha Ha Wall
13. Last Post on the Bugle
14. Death on the Stairs
15. Tell the King
16. The Good Old Days

ENCORE:

17. What a Waster
18. Up the Bracket
19. I Get Along
20. Don’t Look Back Into the Sun

OPINIÓN

Hay gente que uno llega a creer que solo vive en las pantallas de la televisión o en las fotos de los tabloides. Su mala fama es tan conocida -al igual que la manera en que su comportamiento es caricaturizado por los medios- que a veces nos parece un personaje plano, como una figura de ficción. Quizás por esa razón Pete Doherty resaltaba entre sus compañeros cuando salieron al escenario, por su capacidad de encarnar al auténtico rockstar, dueño de sus propios errores, víctima de sus consecuencias. Realmente hubiera sido una decepción ver a un Doherty completamente rehabilitado, limpio, y profesional. Mientras el concierto se alargaba, su estado de ebriedad se mostraba con más claridad, hasta que llegó al punto en el que ya arrastraba las palabras y no se decidía en las notas que iba a tocar. Pero ese es el Pete que amamos y al que pagamos por ver. Seguro más de uno hubiera pagado un poco más todavía por escuchar todo lo que le decía Carl Barât.

Repasemos: Luego de soportar los empujones y codazos de algunos pocos fanáticos de Death From Above 1979 en el escenario Doritos (lo siento por ahí), los fans de los Libertines se aferraron a sus lugares para más tarde presenciar un milagro, uno de verdad. Ante el miedo inevitable de que alguien saliera en el último minuto para avisar que la banda británica tuvo que cancelar por alguna emergencia médica, imagínate el alivio colectivo cuando la banda británica por fin se hizo presente ¡y de manera puntual! Sin más preámbulo que una grabación de “We’ll Meet Again” los músicos tomaron sus instrumentos e hicieron un recorrido sonoro a lo largo de su repertorio, mezclando rolas viejas y nuevas como si solo hubiera transcurrido un par de años entre The Libertines y Anthems for Doomed Youth. Bueno, hay ciertos toques de garage punk y The Clash en los temas de Up the Bracket que están ausentes en el nuevo disco, pero es la misma melodía, los mismos acordes de siempre.

Luego de satisfacer la excitación de verlos en vivo en la primera parte del set, el público le fue agarrando al ritmo meloso a los Libertines. No es una banda de slams ni de empujones, sino más bien apta para corear los versos que uno recuerde con chela en mano. Esa muestra de camaradería se transmitía tanto en la música como en las veces en que Carl y Pete se aproximaban al mismo micrófono en una armonía caótica. Qué lindo. Se dice que muchas bandas solo vienen a cumplir cuando los invitan a tocar en un concierto o en un festival, pero aquí los Libs realmente se sentían cómodos y felices en su elemento. A lo mejor les da igual si están en Estados Unidos, Francia, España, o México, pero mientas anden tocando para un público y para ellos mismos, haciendo lo que aman, es ahí cuando se puede percibir cierta autenticidad. Si son víctimas de algo, es de sus propios demonios, pero nunca serán prisioneros de cadenas corporativas. Tal vez podamos aprender de ellos… aparte de sus letras.

12-TheLibertines-4

12-TheLibertines-3

12-TheLibertines-2

12-TheLibertines-1

DURACIÓN: 1 hora y 30 minutos
FOTOS: Diego Figueroa (@halofive)
RESEÑA: Javier Carbajal (@ShyTurista)

Comenta con tu cuenta de Facebook

Top Relacionadas
:)