No sólo es el reggaetón: Otras letras de canciones que normalizan la violencia de género

Si habláramos de un género musical que ha polarizado de la manera más radical a la gente en general, sin duda alguna sería el reggaetón, o al menos eso parecería. Y es que desde hace algunos años hemos visto innumerables críticas a este género, puntualizando que uno de los temas que más atención mediática han tenido, es el contenido de las letras, a veces muy explícitas y a veces en doble sentido que normalizan la violencia de género. Un ejemplo breve:

Este video es del 2008, y es de un programa de televisión llamado Factor X, pero nos sirve perfecto para ejemplificar lo que se sigue viviendo hoy en día, pues mientras el hombre de en medio le dice a los concursantes “eres mi puto ídolo” con una sonrisa de oreja a oreja cuando estos terminan su audición, la mujer a su lado lanza unas palabras contundentes acerca de las letras sexistas de este género.

Pero… ¿el tema de letras que normalizan la violencia de género son exclusivas del reggaetón?

Por supuesto que no, en todos los géneros musicales se da la misma situación, y sí, en el reggaetón es más ‘común’ que en otros, pero eso no exenta a géneros como la banda (por supuesto), rock, pop, baladas, y hasta bachata. Por eso, para ayudar a dimensionar y visibilizar el problema, acá te dejaremos algunos ejemplos de canciones que no son reggaetón, pero que tienen letras que están cosificando a la mujer y normalizando la violencia de género.

En la siguiente canción de Andrés Calamaro, dice “soy artesano de tu lado más humano, y el comandante de tu parte de adelante. Soy inocente de tu lado más culpable, pero el culpable de tu lado más caliente“, y pues, igual y para algunas personas podría ser una “letra romántica”, pero cuando pones en contexto estos versos con la situación actual, la perspectiva cambia.

Y en el bolero también vemos la misma situación. “La media vuelta“, es una de las canciones más populares de Luis Miguel, pero de la misma manera, la letra escrita por José Alfredo Jiménez está cosificando a la mujer de una manera bastante machista. Basta con echarle un ojo a la primera estrofa. “Te vas porque yo quiero que te vayas, a la hora que yo quiera te detengo, yo sé que mi cariño te hace falta, porque quieras o no… yo soy tu dueño“. ¿Dueño?

Ahora, vámonos a 1997 con el dueto argentino Pimpinela. Sí, eran otras épocas en donde estaba bastante normalizado la brecha de igualdad y equidad entre hombres y mujeres, situación que se expone en su canción “Como la tele“. Este tema comienza diciendo “No hay quien entienda a las mujeres, llevo años intentándolo, tendrían que ser como la tele que trae manual de explicación. Prenderlas a control remoto, callarlas tocando un botón, y si te fallan no hacen rayas, mandarlas a devolución”.

Pero ojo porque estaba tan normalizado, que aparte de ver un show digno de ‘Sabadazo’ en esta presentación, la parte cantada por Lucía Galán no ayuda mucho. “Si esto tú realmente quieres, vete con tu televisor y pídele que te cocine o que te planche el pantalón“. ¿¿?¿?¿?

Tu reputación son las primeras seis letras de esa palabra. Llevarte a la cama era más fácil que respirar. Tu teléfono es de total dominio popular. Y tu colchón tiene más huellas que una playa en pleno verano“. Así comienza la canción “Tu reputación” de Ricardo Arjona. Para luego echar más leña con versos como “has hecho el amor más veces que mi abuela y aún no acabas ni la escuela”.

Y bueno, luego se pone “romántico” el asunto porque Arjona dice que “Si supieran la ternura inmensa que hay en ti. Y todo lo que tú haces por mí, sabrían que el camino andado antes de aquí“. No pos qué romántico.

Lo curioso es que cuando uno se mete a YouTube para ver los comentarios del video de esta canción, está repleto de comentarios positivos de mujeres. Algo más o menos así…

El mariachi tampoco está exento de esto. Ahí tenemos el claro ejemplo de “Mátalas” de Alejandro Fernández, canción que ha despertado polémica en los últimos días, pues la primera actriz Angélica Aragón hizo un llamado para que se deje de cantar este tema debido al contexto actual.

No hace falta explicar qué onda con la letra de esta canción, y aunque haya personas que la defiendan y otras que protesten en su contra, la realidad es que la letra escrita por Manuel Eduardo Toscano tiene un juego de palabras entre el “Mátalas con una sobredosis de ternura. Asfíxialas con besos y dulzura“, que podría resultar ofensivo para las mujeres, y una vez más, normalizando la violencia de género.

Y pues sí, la lista podría seguir y seguir. Pero justo como lo dijo Daniela Spalla en el video que compartió en Instagram con más ejemplos de letras que están normalizando la violencia de género, es muy importante profundizar el diálogo sobre la igualdad de género, abrir los ojos e informarnos.