La década de los 80 fue bastante alocada en lo que se refiere a la escena musical californiana. Desde Hollywood y el Sunset Strip hasta San Francisco, el heavy metal, el hard rock y la corriente glam-sleaze dominaban el panorama. La mítica frase “sexo, drogas y rock n’ roll” pretendía ser el estilo de vida de muchos aspirantes a estrellas de la música y una de las últimas bandas en acuñar esa hedonista idea fue Guns N’ Roses.

Aquel grupo, como muchos recordarán, surgió de las ‘cenizas’ de lo que alguna vez fueron los L.A. Guns y Hollywood Rose. La fusión resultó exitosa, las piezas necesarias se conjuntaron y en 1987, el combo lanzó el Appetite For Destruction, uno de los discos debut más exitosos de la historia y el más recordado, sin duda, de Axl y compañía.

La historia del origen y las personas que inspiraron "Rocket Queen" de Guns N' Roses
Axl Rose y Slash en 1987. Foto: Getty.

Pero ese álbum, una de las joyas angulares del hard rock en toda la extensión de la palabra, no solo era un conjunto de estruendosos y poderosos tracks. Desde el título, se dejaba bastante claro que la banda estaba dispuesta a todo para ofrecer un material discográfico fuera de lo común; uno que ejemplificara este estatus máximo de rockstar ochentero descarado. Y en ese sentido, quizá, la canción que ejemplifica todo esto es “Rocket Queen”.

Guns N’ Roses y el ‘Appetite For Destruction’

Incluso antes de lanzar su primer disco como banda, Axl Rose, Slash, Duff McKagan, Izzy Stradlin y Steven Adler ya estaban viviendo un frenético estilo de vida en la escena musical de West Hollywood. Fiestas, sustancias nocivas, problemas con la ley, amoríos desenfrenados… locura pues. Por eso, resulta anecdótico que una banda con cinco sujetos de esa calaña pudieran lograr un contrato discográfico.

Geffen Records se la jugó y les tendió la mano para producir su disco. Más allá del hedonista estilo de vida que llevaba el grupo, la disquera sabía, primero, que sí tenían talento. Y segundo, que tenían la pinta necesaria para vender imagen. Luego, para echar a andar el trabajo se buscaron productores de renombre como Paul Stanley de KISS, pero nunca se concretó debido a que cobraba bastante por hacerse cargo de la producción y además, quería entrometerse mucho más en lo creativo.

Así, el elegido terminó siendo Mike Clink, un ingeniero de sonido reconocido por su trabajo con Motley Crüe, Whitesnake y Megadeth. Y se hizo la luz: Appetite For Destruction vio la luz un 21 de julio de 1987 para entregarle al mundo tracks como “Welcome to the Jungle”, “Paradise City”, “It’s So Easy” o “Out Ta Get Me”. Sobrados, Guns N’ Roses vendieron para 1988 más de 32 millones de copias en todo el mundo. Una auténtica pasadez.

La historia del origen y las personas que inspiraron "Rocket Queen" de Guns N' Roses
Portada de ‘Appetite For Destruction’. Foto: Geffen Records.

También puedes leer: LA HISTORIA DEL POLÉMICO ÉXTIO DE ROD STEWART Y “DO YA THINK I’M SEXY”

Barbi Von Grief, la chica detrás de “Rocket Queen”

Aunque cadenas como MTV se rehusaron a darles difusión en un principio, pronto vieron en Guns N’ Roses a uno de sus consentidos (también gracias a que Geffen presionó al canal para transmitirlos, hay que decirlo). Desde luego, a medida que circulaban los sencillos y los videos de la banda, la gente se interesaba más en ese álbum. Y a medida que uno escuchaba el LP, cualquiera se daba cuenta que este conjunto de cinco desquiciados no era una banda común y corriente.

Para muchos, resultó sorpresivo el último track… Así es: hablamos de “Rocket Queen”. ¿Por qué? Pues de entrada, era el tema que cerraba el disco, era el más largo del álbum y, sobre todo, los gemidos sexuales a mitad de la secuencia eran algo que no se veía venir… Pero vamos por partes porque hay dos personas que inspiraron esta polémica canción.

El tema, cuyo riff principal nació varios años atrás cuando Adler, Slash y Duff McKagan tocaban en Road Crew, fue escrita como una referencia directa a Barbi Von Grief. ¿Quién era ella? Algunos dicen que era solo su amiga, otros más que era un antiguo amor… Lo cierto es que, de un modo u otro, esta mujer fue de vital importancia en la vida de Axl Rose.

rocket-queen-guns-n-roses-historia-detras-cancion-barbi-von-grief-adriana-smith-2.jpg
Barbi Von Grief. Foto: Especial.

Barbi era una reconocida vedette de la escena underground hollywoodense que mantuvo una relación muy especial con el cantante. Ella, entre otras cosas, era benefactora de la banda como lo eran otras strippers, pero von Grief tenía un vínculo de mucha protección con Axl.  “Ellos eran unos inadaptados el 110 por ciento del tiempo. Siempre eran los malos. Entonces, queríamos que triunfaran”, recuerda Barbi en el mini documental The Girls Behind Guns N’ Roses (que les dejamos más abajo). Y bueno, la cosa es que el título de “Rocket Queen” originalmente era el nombre que Von Grief quería ponerle a su propia banda junto a su amiga Pamela Manning… y el líder de los Guns lo tomó.

“Escribí esta canción para una chica que iba a tener una banda a la que había nombrado ‘Rocket Queen’. Podríamos decir que ella me mantuvo con vida por un rato”, dijo el vocalista a la revista Hit Parader en una entrevista de 1988 (vía el libro The Last of the Giants: The True Story of Guns N’ Roses).

De hecho, el propio Axl ha dicho que los versos finales del track están dedicados completamente a Barbi. La última parte de la canción es mi mensaje para esta persona, o cualquier otroque pueda sacar algo de ella”, agregó Axl en la charla con Hit Parader. Esos versos son: Don’t ever leave me/Say you’ll always be there/All I ever wanted was for you to know that I care, cuya traducción es “no me dejes nunca/di que siempre estarás ahí/todo lo que siempre quise es que supieras que me importa”…

Adriana Smith y la peculiar sesión de grabación

Ya les explicamos quién es la verdadera “Rocket Queen” de la que habla la canción. Sin embargo, durante mucho existió la creencia de que la chica detrás del tema era Adriana Smith, una groupie de la banda que fue quien ‘prestó’ los gemidos que se oyen hacia la mitad del track. Si bien ella no es de quien habla la letra a final de cuentas, su historia con Guns N’ Roses es casi inseparable.

Ella conoció a la banda cuando tenía 19 años y tal como contó al sitio Icon vs Icon en 2008, todo comenzó cuando caminaba con un par de amigas suyas por el Sunset Strip de Los Ángeles. Una de esas chicas estaba enamorada de Duff McKagan, pero fue Smith quien terminó haciéndose más cercana a los cinco chicos del grupo y al poco tiempo, se convirtió en el interés amoroso del baterista Steven Adler.

Pero la naciente fama de una banda que estaba grabando su primer disco puso las cosas de cabeza. Cuenta la leyenda (bueno, la Rolling Stone) que Smith ‘cachó en la movida’ a Adler: él la habría estado engañando o al menos, había negado su noviazgo. Así que ella, que tenía una buena amistad con Slash, fue al estudio en Nueva York donde GNR terminaba de mezclar el Appetite For Destruction para intentar echarse unas copas con su amigo… pero todo se tergiversó. Ahí, también estaba Rose.

La historia del origen y las personas que inspiraron "Rocket Queen" de Guns N' Roses
Steven Adler y Adriana Smith. Foto: Especial.

En una noche de borrachera, Axl Rose y Smith se fueron al estudio de grabación para tener relaciones sexuales. “Una noche en el estudio, él tenía su cabeza en mi regazo y yo le acariciaba el cabello. Cerró sus ojos, estaba muy serio y de repente fue como: ‘Adriana, sabes, hay algo que me gustaría que hicieras’… Axl quería tener sonidos sexuales en una canción que estaban grabando mezclando“, dijo Smith en el pequeño documental The Girls Behind Guns N’ Roses de Uproxx Studio.

Por ahí, se dice que Adriana intentaba vengarse de Adler, pero independientemente de si eso es verdad o no, ella misma asegura que accedió a la propuesta entendiendo que se trataba de un asunto con tintes de arte. “Éramos jóvenes, salvajes y libres. Y existía la noción de que era con un propósito artístico. Por supuesto que lo haría. Nunca pensé en que se fuera a convertir en parte de la historia del rock n’ roll; en un acto legendario”, dijo Smith en el mini documental antes mencionado.

Con el paso de los años, Adriana Smith se distanció de la banda y Guns N’ Roses hizo lo propio una vez que su ascenso a la fama fue notorio. Pero ella, según cuenta, sintió eventualmente la vergüenza de haberse prestado para grabar los gemidos de “Rocket Queen” al grado de que pasó una turbulenta época plagada por el alcohol y las drogas. También con el paso de los años, asimiló las circunstancias y aprendió a vivir con ello.

Fue a partir de 2007 cuando ella misma hizo pública su identidad en varias entrevistas. Por aquellos años, también reveló que estaba trabajando como consejera para personas con problemas de adicción, tuvo su propia banda y se sabe ahora que ha vivido una vida normal y feliz como madre de familia. “Fue una decisión tomada tras años de progreso en mi vida personal… Sentí como si hubiera hecho algo malo durante mucho tiempo… Me di cuenta de que no era algo de lo que tenía que avergonzarme; salí y se lo conté al mundo. Sentí que era hora de que se escuchara la historia de ‘Rocket Queen'”, contó a Icon vs Icon en 2008.

 

 

Redactor de música, entretenimiento y otras cosas cool en SopitasFM como parte de Sopitas.com. Recién (o ya no tanto) salido de la carrera de comunicación y periodismo de la FES Aragón UNAM. "La música...

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook