La guerra entre los servicios de streaming está más fuerte que nunca. Lo que comenzó como un movimiento por parte de los artistas para que la música fuera mejor pagada, terminó por convertirse en una competencia por ver quién es el mejor.

Esto llevó a que esta semana, Spotify decidiera declarar en contra de Apple diciendo que la nueva versión de IOS

no los dejó subir su más reciente actualización, lo cual implica una estrategia de Apple para excluir a la competencia.

Lo que supuestamente ocasionaría que Apple Music tuviera un costo más bajo, haciéndolo más accesible al público.

Ante esto, Bruce Sewell, vicepresidente de Apple, respondió con una carta, que fue publicada por Buzzfeed, en la cual explicó que las condiciones son las mismas que recibe cualquier desarrollador que desee tener acceso a la App Store, sean o no competencia.

Spotify quiere que las cosas sean diferentes pidiendo un trato especial por parte de Apple.

Todo parece indicar que las acciones de Apple no han sido fuera de la ley, y que la aplicación volverá a ser compatible, una vez que su actualización encaje son las normas de la App Store.