A cuatro años de su disco más reciente, Matt Berninger, los Dessner y los Devendorf lanzan First Two Pages of Frankenstein, un logro en la carrera de The National debido a las complejidades que tuvo este álbum desde su composición, el bloqueo de escritor de su vocalista y el reto que significó incorporar varias colaboraciones pesadas.

Nos cuestionamos cómo es posible que la banda de Cincinatti haya creado tantas joyas y continúe plasmando sus sentimientos con tanta intensidad disco tras disco. Este álbum se vuelve un respiro, un momento de tranquilidad entre tanta intensidad por parte de The National, un punto crucial para entender a una banda que no tiene miedo de abrirse, incluso en la adversidad.

The National First Two Pages of Frankenstein
The National/Foto: Cortesía

La calma después de la tormenta en The National

El hartazgo por no poder generar letras de canciones y sentirse perdido, fue el preámbulo para que la agrupación pudiera crear uno de sus discos más sensibles y a la vez ambiciosos. The National ha sido una banda que recientemente llena arenas y foros, y se encuentran de gira la mayor parte del año, por lo que regresar a componer fue una pausa después de tener una agenda muy ajetreada.

Esto se nota en el disco, que es de los menos acelerados de The National, que no tiene los grandes solos distorsionados, sino que muestra el lado más vulnerable del quinteto. El sencillo “Your Mind Is Not Your Friend” es quizás la imagen más clara de lo que pasaba por la cabeza de Matt Berninger, como nos contó en la entrevista exclusiva que nos aventamos con él.

En uno de los discos más personales de The National, se sigue destacando la voz poética de Matt Berninger, como un testimonio crudo y real de las relaciones amorosas, sin que se idealicen situaciones o se creen caricaturas de los seres amados. El disco está repleto de referencias a situaciones íntimas, y lo notamos más en rolas como “New Order T-Shirt” o “Ice Machines”, relatos de situaciones que se sienten verdaderas.

Con más preguntas que respuestas (como pasa en nuestras propias mentes), Berninger vuelve a acertar en los versos de los once temas que componen el álbum. Salirse un poco de su propia mente ha ayudado mucho al letrista de The National a ponerse en otras perspectivas, y las colaboraciones fueron un punto clave para el éxito de las cuatro rolas con invitados.

Los aciertos y desaciertos en las nuevas colaboraciones de The National

Como un elemento novedoso, First Two Pages of Frankenstein es el disco con más colaboraciones en la historia de The National, sumando a Phoebe Bridgers (“This Isn’t Helpin”, “Your Mind Is Not Your Friend”), Sufjan Stevens (“Once Upon A Poolside”) y la mismísima Taylor Swift (“The Alcott”).

Los diálogos del I Am Easy to Find (2019) de The National cambian con las voces femeninas de dos colaboradoras. Funcionan particularmente bien con Phoebe Bridgers, una artista que como solista y con boygenius ha mostrado tener una sensibilidad única y que sigue sacando más y más música este año.

“The Alcott”, con Taylor Swift, es uno de los momentos más atrevidos de una banda de culto como The National, al incluir a la heroína del pop de estadios como una colaboradora. Esto responde a la cercanía que tiene la cantante con los hermanos Dessner (particularmente para producirle folklore en 2020), y Aaron Dessner le produjo Evermore (2021) recientemente.

En un diálogo entre voces románticas, bajo un matiz muy popero, la balada atrae a la audiencia de Taylor Swift, y la composición más hacia el pop es un terreno desconocido para The National. Sin duda, una colaboración inesperada pero muy bien lograda.

El apoyo de Sufjan Stevens en la canción abridora del nuevo disco de The National, le da un toque divino que caracteriza la discografía del escritor estadounidense, con detalles brillantes que anticipan un disco super pensado y trabajado. Este tipo de colaboraciones aporta muchísimo, sin quitarle su autonomía e identidad a la banda.

The National nos da la carga de esperanza que necesitamos

El inicio de la novela de Mary Shelley, por la que se le da el título al álbum de The National, es una exploración de los sentimientos humanos a través de una figura que nunca vemos claramente. En las primeras dos páginas, la novelista declara que es su tarea preservar la verdad de los principios elementales de la naturaleza humana.

Precisamente The National navega por muchos sentimientos: ansiedad, desesperación, desolación y nostalgia. Eso sí, habiendo grabado el disco, la banda da un sentimiento de esperanza y alivio en los temas, al sacar todo lo que tienen en su mente y su corazón.

Las combinaciones particulares de sentimientos, le dan más identidad a The National, con un disco que permite ver mejor a las personas detrás de los instrumentos, e incluso da un merecido descanso a los himnos de frustración distorsionada como “Mr. November” o “The System Only Dreams in Total Darkness”.

Sin duda, queremos escuchar el nuevo disco de The National en vivo

Bryan Devendorf es un elemento presente pero que no tiene el protagonismo que le hemos escuchado en los discos de la banda, quizás más destacadamente en el Sleep Well Beast (2017). Equilibrando bastante su discografía, The National se redefine una vez más como un grupo que tiene alcances en su narración sumamente conmovedores.

Para este disco, “Alien” y la maravillosa “Send For Me”, nos colocan en la posición de Matt Berninger para entenderlo mejor, con letras eficaces que cautivan a cualquiera. Y sin duda, estamos seguros que al escuchar estas rolas, muchos empatizarán aún más con el vocalista de The National.

La tienda de The National es una maravilla y tienen muchísimas referencias de sus rolas, junto con ediciones físicas del nuevo disco. Todo lo pueden encontrar en su tienda oficial. Solo queda esperar a que The National anuncie shows íntimos para la Ciudad de México pronto, porque queremos escuchar First Two Pages of Frankenstein en vivo.

Todo lo que no sabías que necesitas saber lo encuentras en Sopitas.com

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook