Aunque lamentable y sin solución, la desaparición de los 43 normalistas ocurrida en Iguala, Guerrero, el pasado 26 de septiembre, es un asunto que ya debe superarse, sugirió en días pasados el presidente Enrique Peña Nieto… a muchos les pareció una propuesta fuera de lugar, mucho más proveniente de un personaje que no se ha caracterizado por chambear en la atención que el problema merece. Uno de ellos el activista, Javier Sicilia, quien así comentó sobre los dichos del Ejecutivo.

“¿Cómo se puede ir hacia delante, cómo se puede superar el dolor? (…) cuando los padres no tienen a sus hijos, ni siquiera los cuerpos, cuando les han dicho que es un polvo, cuando no son sólo esos padres quienes buscan desesperadamente a sus hijos (…) tenemos 30 mil desaparecidos, cuando está desapareciendo la gente. Cuando no hay un gramo de justicia, ¿cómo se puede ir hacia adelante?”

El también poeta no se mostró extrañado por la actitud indolente del presidente de México. En entrevista con la periodista Carmen Aristegui, Sicilia recordó la reunión que hace dos años hubo entre los entonces candidatos a la presidencia de México y representantes de organizaciones civiles, Sicilia fue uno de ellos. Refirió que cuando se le reclamó por los abusos cometidos en Atenco, Peña se mostró insensible, razón por la que Sicilia le comentó que “no tenía corazón (…) le dolió mucho, le molestó mucho, quizá porque sí, es así y ahorita lo está demostrando”.

epn javier sicilia

Para el activista y poeta, todo lo anterior es “falta de corazón, falta de sensibilidad, incluso falta de inteligencia política. Ya ni siquiera habría que pedirle corazón, habría que pedirle tantito de sentido político”.

Por su parte, Aristegui señaló que el mensaje de EPN sólo tendría razón de ser en caso de que ya se hubiera impartido justicia con claridad o ya se hubiera hecho todo lo necesario para que nunca más se repitieran los hechos del pasado 26 de septiembre… pero como hasta ahora las autoridades no han ofrecido resultados satisfactorios, ni han llevado a cabo las acciones necesarias para juzgar a los posibles implicados, las declaraciones presidenciales se vuelven por demás criticables.

El presidente Peña Nieto no tiene autoridad moral para decir este tipo de cosas [quiero convocarles para… realmente superar este momento de dolor] con la Casa [Blanca], con ese patrimonio, no hay ni siquiera legitimidad (…) frente al desastre que tenemos”, remató Sicilia.

@plumasatomicas

*Vía Aristegui Noticias