Un avión histórico de la Segunda Guerra Mundial se desplomó este miércoles en el Aeropuerto Internacional Bradley en Connecticut, Estados Unidos, y las imágenes del humo fueron perceptibles a kilómetros de distancia. La aeronave —un Boeing B-17 vintage— chocó al final de la pista cuando intentaba aterrizar. 

Los oficiales de la Administración Federal de Aviación (FAA) confirmaron que al menos 6 personas fueron transportadas de emergencia al hospital.

Las autoridades gabachas aclararon que, aunque es una pieza de la Segunda Guerra Mundial, el avión accidentado no era militar… en realidad, los dueños son una fundación y esta aeronave formaba parte del ‘Wings Of Freedom Tour’ una especie de museo itinerante de aviación que busca preservar los elementos históricos de una de las épocas más emblemáticas de la humanidad. Estaban llegando a Connecticut.

Específicamente, el avión era un Boeing B-17 llamada ‘Fortaleza Aérea’.

avion-historico-segunda-guerra-mundial-boeing

Literal: este es el avión que se accidentó // Foto: Collings Foundation

Era una pieza histórica reconocida por ser más resistente que Terminator: tuvo más de 140 misiones sin perder a un solo tripulante. Para abril de 1945 —casi al final de la Segunda Guerra Mundial— este avión había lanzado más de 250 mil kilos de bombas, tenía más de mil horas de vuelos y había sobrevivido a 21 cambios de motor, cuatro cambios de alas y 15 cambios de tanque de gasolina. Tenía casi 600 agujeros de bala tapados. 

Aunque los aviones vintage tienen algunos riesgos de mantenimientos, las investigaciones preliminares de este accidente descartaron este tipo de fallas.

“Qué lamentable situación con la aeronave histórica. Nuestros pensamientos y oraciones están con todas las personas que viajaban a bordo”, escribió Ned Lamont, el gobernador de Connecticut al enterarse del incidente.