Si eres de los que se la pasan quejándose en redes sociales de sus jefes, maestros o familiares, y  piensas que los aludidos nunca se van a enterar, esta historia te interesa. Un padre de familia descubrió los comentarios que su hija hizo sobre él en Facebook y decidió castigarla de manera ejemplar y muy gringa: con balazos y una cámara de video.

Los hechos ocurrieron en Austin, Texas. Tommy Jordan, un padre de familia de esos que usan camisas a cuadros y sombrero, decidió castigar a su hija de manera poco ortodoxa (pero seguramente efectiva) y darle una lección de vida.

Sucede que un día la hija quinceañera de Tommy escribió una carta en la que se quejaba de sus papás ‘por dejarle a cargo muchas tareas domesticas’. La adolescente tuvo la mala idea de publicarla en Facebook y compartirla con todos sus contactos. Naturalmente no etiquetó a sus padres.

Lo malo es que Jordan la descubrió… y como es de armas tomar (literalmente) planeó la mejor y más original forma de vengarse de su hija. Con tranquilidad texana imprimió la carta, tomó su cámara de video y pistola, salió a su jardín, buscó su silla favorita y se grabó leyendo el texto y refutando punto por punto las quejas de la joven.

Después de 7 minutos de regaño, el granjero colocó la laptop en el suelo, cargó su calibre 45 y le disparó varias veces. Eso sí, le advirtió a la hija que ella debería pagar el costo de la computadora y las balas usadas en el escarmiento.

Para terminar, el señor Jordan subió el video-regaño a YouTube para que todos se enteren lo bien que cría a sus hijos.

Aquí el regaño completo, recuerden, los balazos vienen hasta el final.

Después de que el video se difundió por internet, ¿ustedes creen que alguien se animará a andar con su hija, y echarse a este adorable señor como suegro?