Ha llegado la hora de borrar de la faz de la tierra las listas oportunistas de Brooklyn Vegan, ¡que se hacen los metaleros por convivir!

Ha llegado la hora de invocar a la Policía Trve para que nos regañe por no incluir a las bandas más subterráneas de logos inentendibles.

Ha llegado la hora de asestar un golpe mortal al 2013, con los mejores discos de Metal de la hora más satánica, la hora más maldita, La Hora del Patas de Cabra !!!!BLEEEAAAAAAAAARRRRGHH!!!!!!

BLACK SABBATH – 13

Los creadores del Heavy Metal (le pese a quien le pese) rebasaron todas las expectativas y polémica generadas por su inicial reunión con la alineación original, incluyendo al baterista Bill Ward, la posterior debacle de su salida/despido de la banda y el delicado estado de salud de sus integrantes. Sin embargo, la influencia de Rick Rubin como productor del disco fue fundamental para los resultados obtenidos. De entrada el legendario Rubin eligió atinadamente a Brad Wilk, baterista de Rage Against The Machine y Audioslave como el encargado de los tambores (pese a las protestas de Ozzy Osbourne que quería al baterista de su banda, Tommy Clufetos, como reemplazo de Ward). Esto aunado, Rubin hizo una sesión-terapia en la que Geezer Butler, Tony Iommi y Ozzy escucharon de nueva cuenta sus cuatro primeros álbumes para lograr capturar esa vibra bluesera que los caracterizó en sus inicios. El resultado fue contundente, 13 es un álbum bien logrado, cuidado, con canciones creadas con un afán de lanzar algo que se quedara en la memoria de los fans y no sólo por cumplir con un contrato. Por supuesto hay similitudes de estos nuevos temas con varias canciones de su vasto catálogo (la más descarada, “Zeitgeist”, tratando de imitar a “Planet Caravan”), incluso el disco cierra con aquella mítica lluvia y campana fúnebre del comienzo de la primer rola de su historia “Black Sabbath”. Sin embargo el disco tiene temas que se sostienen por su propio pie como “God Is Dead?”, “End of the Beginning”, “Pariah”, “Methademic”, “Loner” y “Age of Reason”. El disco tuvo ventas inusitadas la primer semana de su lanzamiento y se colocó en el número uno de las listas por largo tiempo, cosa que no sucedía con la banda en más de 40 años, tanto así que la propia banda afirma que si no vuelven a grabar otro álbum 13 es una digna despedida. Nosotros coincidimos totalmente.

MOTÖRHEAD – AFTERSHOCK

En un agitado año para Motörhead en el que visitaron México de nueva cuenta, con un Lemmy KIlmister golpeado por los excesos de su agitada vida y la edad que ya empieza a cobrar cuentas al cuerpo, el grupo lanzó Aftershock, un gran trabajo desbordante de buenos temas de principio a fin. Claro, no hay cambios sustanciales en el sonido; la producción corre a cargo de Cameron Webb que de nueva cuenta ha capturado como nadie la fiereza y poder de esta banda. Aftershock suena a Motörhead, simple y llanamente, no hay nada más que esperar, son un género en sí mismos. Y eso es lo que los fans buscan y aman de esta banda. Un bajo sucio y apabullante, la voz con “distorsión natural” de Lemmy, riffs machacantes y poderosos de Phil Campbell, y una batería demoledores provista por el incansable Mikkey Dee, quien es el propulsor de esta máquina demoledora. Desde la abridora “Heartbreaker” uno sabe que con esta banda encontrará la dosis de Rock faltante en la vida. Destacan, “Coup De Grace”, “Lost Woman Blues” (ideal para cualquier lugar de striptease), “Going to Mexico” (que creímos que hablaría sobre sus experiencias en el país, pero se trata sólo de una historia de ladrones huyendo “al sur de la frontera”), “Silence When You Speak to Me”, “Crying Shame” y “Queen of the Damned”. Es Motörhead, y Aftershock es un gran disco que aunque no tiene cambios significativos, es mejor de lo que muchas bandas que se presumen “salvadoras del Rock” podrán hacer en sus carreras grises y sin personalidad.

CARCASS – SURGICAL STEEL

Nadie se esperaba el impacto que tendría el regreso de Carcass a la escena musical. Aunque ya se habían reunido para hacer una gira, el grupo no se había dado tiempo de crear nuevo material. Cuando el momento llegó, antes de grabar vendrían algunos cambios. El guitarrista Michael Amott decide no participar para concentrarse en sus otros dos proyectos Arch Enemy y Spiritual Beggars. Jeff Walker y Bill Steer (quien había pasado largo tiempo en las filas de los Gentleman’s Pistols y Firebird) reclutan al baterista Ben Ash, a quien Steer vio tocar y le recordó al estilo del baterista original de Carcass, Ken Owen, quien debido a una hemorragia cerebral no ha podido volver a tocar. Surgical Steel cuenta con canciones que de alguna forma retoma la temática Gore de sus álbumes iniciales, mezcladas con los riffs más melódicos de álbumes como Heartwork y Swansong. Bill Steer dejó a un lado su amor por el Blues y el Hard Rock y creó grandiosos riffs metaleros como hacía mucho no escuchábamos en otros álbumes del grupo. Desde el brutal ataque inicial de “Thrasher’s Abattoir” hasta el cierre épico de “Mount of Execution”, Surgical Steel es una caldera de metal hirviendo sobre la cabeza del escucha. No por nada figura en la mayoría de las listas de los mejores álbumes que mantuvieron la distorsión y brutalidad presente en 2013.

SODOM – EPITOME OF TORTURE

Sorprende ver que en ninguna lista “especializada” ha figurado este álbum de Sodom que es de altísima calidad. Como dicen en tierras ibéricas, “no tiene desperdicio alguno”. Epitome of Torture una grandiosa pieza de Thrash Metal con toda la calidad que caracteriza a esta banda teutona pionera del género. Producido magistralmente por Waldemar Sorychta (Grip Inc., Dispair). Sodom nos asesta fieros golpes a lo largo del tracklist, incluso hay momentos de mucho groove como en “My Final Bullet” y “S.O.D.O.M.”, algo diferente al estilo más “directo” que manejan habitualmente. Quizás entre la sobreoferta el álbum pasó de largo, pero les aseguramos que ésta es la mejor adquisición que puedan hacer, vale mucho la pena que ocupe un espacio en sus estantes o discos duros.

REVOCATION – REVOCATION

Otro disco que ha pasado de largo para la mayoría de los medios “especializados”. Revocation puede que no sea la banda más popular del momento, pero ya tiene buenos años tupiendo de riffs cientos de oidos alrededor del mundo. Las proezas de su lider y guitarrista David Davidson son admiradas por miles de amantes del virtuosismo. Revocation ofrece un Metal sin precedentes, mezcla de virtuosismo progresivo-groove-jazzero(¿?) y un avasallador Death Metal que los convierten en uno de los combos más interesantes del mundo metálico. Esta es su cuarta placa, y a diferencia de sus anteriores trabajos en los que comenzaron haciendo todo lo que les venía a la mente, mantuvieron al público cautivo y luego buscaron experimentar. Este trabajo homónimo consolida a la banda y les permite plasmar lo aprendido en todos estos años, ahora vemos canciones mucho más estructuradas, sin presumir tanto su virtuosismo individual sino más bien poniéndolos al servicio de las propias rolas. El resultado es un trabajo con canciones despiadadamente brutales a la vez que resultan memorables y con un trabajo guitarrístico que es digno de admirarse y revisar con detenimiento. Destacan “Fracked”, “Scattering the Flock”, “The Hive”, “Invidious” y su estupenda versión a la original de Metallica, “Dyer’s Eve”. Vienen a México en 2014, cátedra imperdible para todo fan del Metal agresivo y preciso. No se los pierdan.

SOULFLY – SAVAGES

A pesar de que la última vez que se presentaron en México sonaron horrendamente mal, Soulfly regresó por sus fueros con un nuevo álbum, Savages (con una fea y simplona portada debe decirse). La banda está lejos de aquellas fusiones tribales que solía hacer y que hoy son reemplazadas por sampleos artificiales. En este trabajo se mantienen en lo más básico, sucio y agresivo que hayan ofrecido en un buen rato. Savages es un álbum potente que de alguna manera revive el espíritu (ojo, no el sonido) del viejo Sepultura furioso de la época del Chaos A.D. y Roots. Tony Campos, Marc Rizzo y el hijo de Max, Zyon acompañan a Max Cavalera a lo largo de 10 tracks de poder infinito que será suficiente para que tus padres te pidan que le apagues a “tu ladradera de perros”.

HATEBREED – THE DIVINITY OF PURPOSE

Imagínense que toman lo mejor del Thrash de Slayer y lo mejor del Hardcore/Punk de Agnostic Front y lo mezclan en una banda, el resultado es Hatebreed, quienes este año regresaron en vaya forma. The Divinity of Purpose está lleno de canciones aplastantes, coros pegajosos y riffs que se quedarán enclavados en tu cabeza por meses. Es un golpe certero y directo al cerebro, un álbum que no tiene piedad, ni rolas de relleno, ni momentos flojos. Si buscas intensidad, rolas enojadas con mensaje y poder suficiente para tirar muros (mentales o físicos) este es el álbum que debe estar sonando ya en tu reproductor.

SUICIDAL TENDENCIES – 13

Sin duda una de las mejores bandas que se presentaron en la pasada edición del Hell & Heaven Metal Fest, en la que en sólo media hora dieron cátedra de velocidad, poder y profesionalismo. Ello queda de manifiesto en el treceavo álbum de su carrera de 13 años (lanzado en 2013). El álbum tiene todos los elementos que pueden gustarle al fan de hueso colorado de Suicidal Tendencies. Todo el Punk, el Skatecore, el veloz Thrash Metal se encuentra aquí, provisto por los magníficos riffs del guitarrista Dean Pleasants, quien efectivamente, complace al escucha desde el primer track (además de imprimir grandiosos solos que dejarán boquiabierto a más de uno). Neo-clones del Thrash y el Hardcore hay muchos, pero Suicidal Tendencies es un original y este álbum es un manual para que aprendan cómo se hacen las cosas.

SEPULTURA – THE MEDIATOR BETWEEN HEAD AND HAND MUST BE THE HEART

Aún cuando la actual alineación de Sepultura con Derrick Green en la voz lleva 15 años circulando y manteniendo vivo el nombre de la banda, pareciera que este es el álbum con el que apenas se consolida ante sus detractores. En trabajos anteriores la banda luchó primero por librarse de la gigantesca sombra de Max Cavalera a la vez que intentaba mantener a los fans atentos. Poco después entraron en trabajos conceptuales inspirados por libros y películas, material en el que se les sentía un poco perdidos y tratando de justificar su existencia en el mundo metalero. Sin embargo con este nuevo álbum de kilométrico título, aunque hacen referencia a la película Metropolis de Fritz Lang, el grupo entrega un material potente y sólido, que da la sensación de estar por fin ante el disco del Sepultura que muchos han esperado escuchar desde la salida de Max. Derrick por fin se siente seguro ante el micrófono y con una voz propia, el baterista Eloy Casagrande es un excelente motor rítmico de esta alineación. Por supuesto el trabajo de Andreas Kisser en los riffs, como siempre, es de altísimo nivel. Con este álbum Sepultura se reafirma en el camino que ha marcado esta segunda etapa de su carrera. Un álbum que no hay que dejar pasar de largo.

DEATH ANGEL – THE DREAM CALLS FOR BLOOD

Desde el inicio de su carrera Death Angel siempre ha buscado la forma de hacer interesante su trabajo. Si bien en un comienzo no reparaban en mezclar sonidos de Funk a su Thrash Metal. En los últimos años se han concentrado en crear los álbumes más brutales de su discografía y tratar de mantener un sonido más definido, “estable”. Desde el título del álbum, que sugiere que cualquier sueño que se quiera alcanzar requiere sacrificios, el álbum se establece en la zona de confort de su placa anterior Relentless Retribution, usando desde el mismo estudio hasta el mismo diseñador de portada y toma pocos riesgos. Sin embargo el trabajo de Rob Cavestany a cargo de los riffs hace que esta placa se coloque dentro de los mejores álbumes del año. Su ataque es demoledor canción tras canción, por supuesto también hay lugar para las melodías en varias intros y magníficos solos. Aunque ciertamente nos quedan a deber un trabajo mucho más memorable, el álbum asegura grandes momentos que irán incrementando el headbanging desde que se le da play al primer track.

Escucha La Hora del Patas de Cabra en Sopitas.FM de Lunes a Jueves en punto de las 6:06:06 de la tarde, conduce @ivannieblas

Fundé Sopitas como hobby y terminó siendo el trabajo de mis sueños. Emprendedor, amante de la música, los deportes, la comida y tecnología. También comparto rolas, noticias y chisma en programas... More by Francisco Alanís

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook