Para sorpresa de nadie, Jair Bolsonaro es blanco de investigaciones por andar de pin%%$e chismoso… pero no con relación a información del COVID-19, que es donde se ha lucido en los últimos meses, sino con asuntos que tienen que ver con el sistema judicial y electoral de Brasil.

El ministro del Supremo Tribunal Federal (STF), Alexandre de Moraes, sorpresivamente metió al presidente Jair Bolsonaro en una investigación que, desde 2019, se lleva a cabo para terminar con la diseminación de fake news, calumnias y amenazas en contra de la máxima corte judicial.

Foto ilustrativa: Getty

De acuerdo con medios locales, la inclusión de Bolsonaro en dicha investigación fue justificada por los constantes ataques que el mandatario ha echado sobre el sistema electoral de Brasil… la mayoría sin contar con las pruebas para hacerlo (obviamente).

Incluso después de ser electo, Bolsonaro ha hecho en los últimos tres años declaraciones que ponen en duda la equidad del proceso electoral”, señala O Globo.

Estar metido en investigaciones oficiales ya ni le cae de novedad al mandatario brasileiro. De hecho, con ésta ya son tres las averiguaciones en las que el Supremo Tribunal Federal incluye a Bolsonaro… las otras dos son por su interferencia política en la Policía Federal y por supuestas transas relacionadas con las vacunas contra el COVID-19 (conocido por los brasileños como el caso COVAXIN).

Policía de Brasil investiga a Bolsonaro por negociación de vacunas contra COVID-19

¿Ahora de qué se le acusa a Bolsonaro?

Aunque parece muy simple decir que es investigado por difusión de fake news, el magistrado Alexandre Moraes fue un poquito más específico al explicar por qué Jair Bolsonaro debe ser blanco del escrutinio judicial. Ahí les va el listado de violaciones a las ley en las que, presumiblemente, ha incurrido el mandatario:

Calumnia, difamación, injuria, incitación al crimen, apología al crimen o del criminal, asociación delictuosa, denunciación calumniosa… además de intentar alterar (con el empleo de violencia o amenazas) el orden o régimen vigente o el Estado de Derecho.

Twitter@@guaur_anubhuti

¿Nomás? No, falta el resto: hacer en público propaganda de procesos violentos o ilegales para la alteración del orden político o social; incitar a la subversión del orden político/social y, ya por último, dar causa a la realización de una investigación policial, atribuyendo a alguien un crimen, aún sabiendo  que ese alguien es inocente, esto con fines electorales…

Toooooodo lo anterior con base en la Constitución de Brasil, el Código Penal, la Ley de Seguridad Nacional, el Bro Code, así como el Código Electoral.

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook