En medio de las recomendaciones internacionales y las alertas sobre el calentamiento global, en México hay algunos factores que detienen el avance con respecto a este tema —ya sea por cuestiones económicas o desconocimiento—. En este contexto, la organización civil Calixaxan ha señalado que campesinos de Puebla y Veracruz han deforestado sus parcelas con el objetivo de recibir recursos del programa Sembrando Vida.

De acuerdo con Sergio Rivera, coordinador de Calixaxan, el problema de deforestación se ha localizado en las comunidades de la sierra del Totonacapan, donde los dueños de las parcelas se han dado a la tarea de destruir sistemas agroforestales para el cultivo de café o plantíos de cedros rojos.

Qué buscan

Según la organización, el plan de los campesinos es que sus tierras puedan entrar al programa Sembrando Vida —y demostrar que sus tierras están listas para cultivar los productos que se necesitan—.

Y ante este escenario, la asociación levantó la voz y mediante su página de Facebook ha difundido un par de videos con la evidencia de la deforestación.

Sembrando vida

Vale mencionar que este programa ofrece recursos de cinco mil pesos mensuales para una parcela de 2.5 hectáreas y sembrar árboles frutales y maderables.

Además, quienes pueden aplicar por los recursos son personas mayores de edad, habitantes de zonas rurales y dueños (dueñas) de 2.5 hectáreas —ojo aquí— disponibles para que puedan ser trabajadas en el proyecto.

El problema aquí, según Reforma, es que la cifra contrasta en gran medida con los dos mil 750 pesos anuales que los campesinos reciben por el programa Pago por Servicios Ambientales —que tiene la tarea de preservar los ecosistemas forestales—.

Y entonces, es por ello que los campesinos aprovechan la deforestación para poder ajustarse al perfil del programa. Pero esto constituye otro problema.

Por lo pronton, Calixaxan ha pedido a los inspectores del programa del gobierno Federal que revisen en qué condiciones se están entregando las parcelas e investigar por qué los campesinos se dedican a deforestar:

“El programa tiene buenas intenciones pero debe ser más vigilado con reglas de operación y no sólo con lineamientos, porque así está opaca su operación y no hay manera de dar seguimiento a la solicitud de los predios”.

**Foto de portada: especial.