El día de hoy se cumplen setenta años del atentado más grande que jamás se haya registrado contra la humanidad.

El Lunes 6 de Agosto de 1945, tras meses de intensos bombardeos en diversas ciudades y durante los últimos compases de la Segunda Guerra Mundial, el Enola Gay se convirtió en el primer avión en lanzar una bomba atómica, la “Little Boy” que cayó sobre la ciudad japonesa de Hiroshima causando la muerte de 120 mil personas, en su mayoría civiles, además de casi 360 mil heridos que quedarían marcados de por vida debido a las variaciones y mutaciones genéticas causadas por la radiación a la que estuvieron expuestos.

Una de las pocas formas que tiene el ser humano de procesar la violencia es a través de la creación artística, y es por ello que el bombardeo de Hiroshima ha sido una constante referencia en la música.

Orchestral Manoeuvres in the Dark – “Enola Gay”

Desde el clásico “Enola Gay” nombrada tras el bombardero B-29 utilizado por fuerzas norteamericanas para soltar la bomba “Little Boy”, de Orchestral Manoeuvres in the Dark (OMD), cuya letra es una condena directa al uso de la bomba, con referencias directas como “Is mother proud of Little Boy today?” o “It’s 8:15, and that’s the time that it’s always been” refiriéndose a la hora exacta en la que la bomba fue soltada, invitando también a la reflexión como ” It shouldn’t ever have to end this way”.


Utopia – “Hiroshima”

De la misma forma, el grupo de rock progresivo Utopia recordaría este trágico hecho con la canción “Hiroshima” editada en 1977, donde cuestiona la decisión de un hombre que tuvo en su mano el poder de apretar o no, el botón para soltar dicha bomba.


Rush – “Manhattan Project”

Pero si vamos a hablar de rock progresivo no podemos olvidarnos de RUSH y “Manhattan Project”, nombre con el que se conoció al proyecto que creó la primera bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial. Para la composición de esta pieza, Neil Peart realizó una minuciosa investigación al respecto, con el fin de tener una comprensión adecuada de lo que el Proyecto Manhattan significaría a la postre para la humanidad.


El Barón Rojo – “Hiroshima”

En nuestro idioma, la legendaria banda de rock española El Barón Rojo publicaría en 1983 otra pieza llamada “Hiroshima”, en la que ironiza sobre la farsa que puede llegar a ser un genocidio en nombre de la paz.


Silvio Rodriguez- “Cita con Ángeles”

Por su parte, el reconocido trovador cubano Silvio Rodríguez, en su canción “Cita con ángeles” describe cómo un pájaro de hierro amenaza a la humanidad, cuando atraviesa el cielo japonés


Krzysztof Penderecki – “Treno a las Víctimas de Hiroshima”

Así mismo, el compositor polaco Krzysztof Penderecki escribiría en 1959 el Treno a las Víctimas de Hiroshima, con el fin de que el sacrificio de Hiroshima nunca sea olvidado ni abandonado. Esta misma pieza sería utilizada años después por Alfonso Cuarón para musicalizar su película Children of Men.


John Adams y Peter Sellars – “Doctor Atomic”

John Adams y Peter Sellars escribirían la opera Doctor Atomic, adaptada de documentos desclasificados del gobierno de Estados Unidos, así como de las comunicaciones entre los científicos, funcionarios gubernamentales y militares que estuvieron involucrados en el desarrollo de “Trinity” la primera bomba atómica con la que se realizarían pruebas en Los Alamos el 16 de Julio de 1945.


The Byrds – “I Come and Stand at Every Door

Por último, The Byrds musicalizarían “I Come and Stand at Every Door”, el poema escrito por el novelista griego, exiliado en Turquía, Nazım Hikmet, en donde da la palabra a un niño de siete años fallecido en Hiroshima, siendo este uno de los más duros alegatos contra la guerra jamás escritos.


Vera Lynn – “We’ll Meet Again”

Si bien fue escrita en 1939, años antes del bombardeo a Hiroshima, “We’ll Meet Again” de Vera Lynn es recordada como una de las canciones más significativas de la Segunda Guerra Mundial, en donde se plasma la esperanza del reencuentro de los soldados con sus familiares y seres queridos.

Esta canción, fue parte del catálogo del BBC Wartime Broadcasting Service, diseñado para prever de información y animar a la población británica durante los 100 días posteriores al ataque nuclear de Hiroshima. Posteriormente, Pink Floyd samplearía “We’ll Meet Again” en el primer track de “Is There Anybody Out There? The Wall Live 1980–81.”


Hasta la fecha, este bombardeo, junto con el que se registraría tres días después en Nagasaki, constituyen los únicos ataques nucleares registrados la historia, sin embargo su ha sido suficiente para recordarnos de forma permanente el nivel de destrucción al que pueden llegar los conflictos bélicos y es importante tenerlo presente, para que nunca más se produzca una barbarie como esta.