Como les informamos hace unos días, Tomás Zerón es requerido por la Fiscalía General de la República (FGR) para que suelte todo lo que sepa en relación a la adquisición y uso del software de espionaje conocido como Pegasus. Y, aunque fue llamado en calidad de testigo, el carita de Droopy siente calambres… tantos que metió un amparo contra cualquier acción que lo prive de su libertad.

Y bueno, como ya se esperaba, el recurso legal fue desechado… pero el extitular de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) sigue como gato boca arriba e interpuso un recurso más. Ahora se trata de una preciosa queja por haber hecho a un lado su amparo. De acuerdo con Proceso, el nuevo elemento fue turnado al Tribunal Colegiado en Materia Penal.

Tomás Zerón, exjefe de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR

Foto: Especial

Recordemos que el juez Octavo de Distrito de Amparo en Materia Penal en la Ciudad de México rechazó el amparo que metió Tomás Zerón, no por manchado… sino por no considerarlo necesario. ¿Pos pa qué?, si el llamado que se le hizo al ex de la IAC es una simple citación “para que el quejoso comparezca ante la autoridad responsable al desahogo de la diligencia indicada, pero su incumplimiento no implica la imposición de alguna medida de apremio que pudiera atentar contra su libertad personal”… es decir, ni le están haciendo nada y ya anda chillando.

Zerón fue citado por la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), adscrita a la FGR, desde el pasado 4 de marzo… debía presentarse el 20 de ese mes, pero obviamente no lo hizo. Aún así, continúa como si nada: prueba de que el juez octavo de Distrito no mintió al desechar el amparo interpuesto por el exfuncionario.

Foto: Especial

De acuerdo con La Jornada, Tomás Zerón es requerido para declarar “la verdad de cuanto conozca y le sea preguntado; asimismo, no deberá ocultar hechos, circunstancias o cualquier otra información que sea relevante respecto a la información relacionada a la contratación y funcionamiento del sistema denominado Pegasus”.

Según investigaciones de algunas organizaciones, el software conocido como Pegasus fue utilizado para espiar a más de 20 personas, entre ellas periodistas y activistas en derechos humanos… o personas cercanas a ellas, por ejemplo Griselda Triana, esposa del periodista asesinado, Javier Valdez.