Luego de dos meses en prisión por haber quedado en desacato por oponerse a soltar (otra vez) la sopa sobre la filtración de documentos confidenciales a través de la plataforma WikiLeaks, la exmilitar Chelsea Manning fue puesta en libertad.

De acuerdo con El País, aunque ya está libre, la exanalista de inteligencia del Ejército norteamericano fue citada para comparecer el próximo 16 de mayo. “Eso significa que debe presentarse ante otro gran jurado“, lamentó The Sparrow Project, un grupo de apoyo de Chelsea Manning.

Y, posiblemente, poco le dure el gusto de estar libre a Manning, ya que –según adelantaron los de The Sparrow Projecten la próxima ocasión la exmilitar nuevamente se negará a declarar… así que volveremos a empezar.

Recordemos que, en marzo pasado, Chelsea Manning ingresó a prisión debido a que no quiso declarar sobre la filtración de documentos clasificados en 2010. Esta filtración, habría sido ejecutada junto con el ahora preso fundador de WikiLeaks, Julian Assange. De hecho, los archivos confidenciales de origen diplomático y relacionados con temas de seguridad de Estados Unidos, fueron difundidos por medio de la plataforma fundada por Assange.

Chelsea Manning

Foto: @xychelsea

En fin… el caso es que posiblemente Manning vuelva a pisar prisión, dependiendo de lo que se le solicite revelar en su comparecencia ante el gran jurado. Durante su pasada reclusión, los abogados de la exmilitar solicitaron que su cliente cumpliera su condena en domicilio, debido a sus necesidades médicas, pero el juez negó la petición.

En 2013, Chelsea Manning fue condenada a cumplir una condena de 35 años de prisión por la filtración de información clasificada a través de la plataforma WikiLeaks. Durante este encierro, la exmilitar antes conocida como Bradley Manning, se sometió a un procedimiento de cambio de sexo. En 2017 logró salir de prisión, cuando el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, la indultó.