Saquen los violines, porque la historia de Mario Anguiano, flamante exgobernador de Colima, sí los hará sacar unas buenas lágrimas (de risa).

Pues resulta que el buen Anguiano bien que rob… digo, pidió créditos con cargo al erario que resultaron daños a las arcas de Colima, razón por la que el Congreso del Estado lo sancionó con el pago de más 515 millones de pesos.

Mario Anguiano y EPN

Foto: Twitter

Sin embargo, por mucho que se chin$%&ó (supuestamente), el exgobernador priista dice que no tiene con qué cubrir la multa. Así que prefiere entregarse a las autoridades.

Durante una conmovedora rueda de prensa, el exmandatario de Colima aseguró que su idea de entregarse a la Fiscalía General del Estado (FGE) es porque ni dando en prenda todos sus bienes consigue juntar la lanota que se le pide. “No llega ni a 2 millones de pesos”, se lamentó.

No la voy a poder pagar (la sanción) ni en ésta ni en cinco vidas para adelante”, señaló Anguiano, cual si la multa se tratara de una deuda en Coppel.

Exgobernador de Colima, Mario Anguiano

Foto: Manzanillo Colima Noticias

De acuerdo con Proceso, son varias las razones por las que se le impuso a Anguiano la millonaria sanción. Pa’ empezar, se le acusa de ofrecer información falsa al Congreso local en una iniciativa donde solicitó reconocimiento de deuda. Además, se le encontró responsable de la generación de daños a la hacienda pública de Colima y distraer los caudales para ocupar los recursos del Estado en objetos diferentes a los que estaban destinados.

Para rematar, el órgano fiscalizador de la entidad encontró anomalías en el pago de un crédito de 2014… con lo de otro crédito que no fue autorizado por el Congreso de Colima.

En fin, pese a lo anterior, Anguiano acusa que es perseguido político… lo sabroso del asunto es que señala que su perseguidor es el actual gobernador de Colima, Ignacio Peralta… quien también es del PRI. #ÉchaleLaCulpaAlPRI.