Si el encargado de los montajes  operativos especiales durante el sexenio de Calderón pensó que lo más que podría recibir por el caso Cassez era la burla popular, las cosas podrían ser diferentes.

El ex funcionario federal, Genaro García Luna, así como 20  servidores públicos pertenecientes a la ya extinta Agencia Federal de Investigación, enfrentarán una denuncia entablada por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), por los delitos de abuso de autoridad y ejercicio indebido del servicio público.

Lo anterior en referencia a la detención de Florence Cassez ocurrida en 2005, la cual tiempo después se supo que formó parte de un operativo montado, sólo para que llegara hasta las pantallas de los hogares mexicanos, cortesía de TV Azteca y Televisa… siete años después  la francesa obtuvo su libertad, al ser absuelta del delito de secuestro.

De acuerdo el presidente de la CNDH, Raúl Plascencia Villanueva, el proceso legal se da ya que “este caso hay una cadena de mando que permite abarcar desde los policías que intervinieron directamente hasta los que ordenaron o bien toleraron ese tipo de acciones”.

El titular de la CNDH señaló que de concretarse esta demanda, los ex funcionarios implicados en el fallido operativo podrían recibir sanciones de hasta ocho años en prisión –esto sólo por el delito contra la administración de justicia- mientras que por abuso de autoridad podrían purgar una pena de dos a nueve años, y por si fuera poco, también podrían recibir de dos a siete años por el ejercicio indebido del servicio público.

“Sin duda. Estamos hablando de responsabilidades penales en específico. La Suprema Corte de Justicia de la Nación dijo el pasado 23 de enero que se cometieron graves violaciones a las garantías básicas”, señaló Plascencia Villanueva, así que elementos hay para que no la pueda librar tan fácil quien fuera una pieza clave de Felipe Calderón, en el pasado sexenio.

*Vía Proceso