¿Alguien tiene duda de que ser legislador en nuestro país es el trabajo más desgastante del mundo? Tienes que sentarte en una comodísima silla recubierta de piel —en caso que asistas a sesión, obviamente— y dormitar mientras unos merolicos hablan y hablan y hablan.

Juegas CandyCrush o ves Xvideos mientras llega el turno de votar por alguna ley o reforma o alguna de esas cosas que no tienen mucha importancia, sólo para votar en el sentido que los demás de tu partido. Quizá te echas un coyotito en medio de todo esto.

diputado-durmiendo-congreso

Pues la Cámara de Diputados escuchó todas esas quejas y para aligerar la durísima carga a nuestros señores diputados, adjudicó contratos por 2 millones 331 mil pesos para que en sus escritorios haya galletas MacMa, agua embotellada, refrescos y el respectivo cafecito.

Ahora sí: los diputados podrán disfrutar de esas galletitas tan selectas —que seguramente aligerarán el hastío de trabajar tan duramente—por las cuales se erogará un presupuesto de 267 mil pesos en los siguientes cinco meses del año.

Según 24 Horas, en el siguiente semestre nuestros diputados consumirán 35 mil botellas de agua purificada, 6 mil 400 cajas de galletas Macma, 6 mil 187 latas de refresco, 2 mil 650 kilos de grano de café y 2 mil 310 litros de leche entera.

Manantiales la Asunción, Internacional Proveedora de Industrias y Fridmay fueron las empresas que salieron ganonas y se adjudicaron los contratos; se les pagará vía transferencia electrónica.

La Cámara de Diputados no emitió comentario alguno sobre la investigación (tal vez traían la boca llena y los dedos espolvoreados de azúcar glass).

¿Cómo ven? Y aquí uno chopeando con galletas María. La parte positiva de este gasto, es que nuestros diputados podrán disfrutar —aunque sea— de unas galletitas premium mientras se desgastan haciendo el trabajo más duro del mundo.